Cambio climático: Bolsonaro dijo que le “estorba la obsesión con el medioambiente de Biden”

El presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien tuvo una cercana relación con Estados Unidos durante la gestión de Donald Trump, ahora apuntó contra el gobierno de Joe Biden, al que definió “de izquierda” por su lucha contra el cambio climático. El mandatario resaltó que Biden tiene “casi una obsesión” con el medioambiente que “estorba un poquito” a Brasil, país que desde su llegada al poder se convirtió el centro de las críticas de los ambientalistas. 

“De mi parte, Brasil está con las puertas abiertas para seguir conversando con el gobierno de estadounidense. Obviamente, el gobierno Biden es un gobierno más de izquierda. Un gobierno que tiene casi una obsesión por el tema ambiental, entonces eso nos estorba un poquito”, indicó puntualmente Bolsonaro en una entrevista.

En ese diálogo, se victimizó y dijo sufrir “ataques todo el tiempo de países europeos”, a pesar de que “Brasil es el país que más preserva su medioambiente”, según sus palabras.  

Bolsonaro es un escéptico del cambio climático y recibió más de un reproche internacional por su política ambiental y su postura a favor de las actividades extractivas en áreas protegidas del Amazonas, que según los expertos alimenta la deforestación, la minería y la tala de madera ilegales.

El mandatario tuvo un cruce con Biden durante la última campaña presidencial estadounidense, cuando el entonces candidato demócrata planteó la posibilidad de aplicar sanciones económicas si la deforestación continuaba aumentando en Brasil.

Sin embargo, desde la llegada de Biden al poder, la relación fue más fluida e incluso Bolsonaro se comprometió en abril ante Biden y la comunidad internacional a eliminar la deforestación ilegal de Brasil en 2030, diez años antes de lo previsto inicialmente.

Cómo está hoy el Amazonas

Pero en los hechos, nada de eso ocurrió porque la devastación de la selva amazónica se sigue acelerando.

Desde que Bolsonaro llegó al poder, el 1 de enero de 2019, la deforestación de la selva amazónica avanzó a pasos agigantados hasta llegar a los peores registros en la historia de Brasil.

Entre agosto de 2020 y julio de 2021, periodo de referencia para medir la deforestación, la mayor selva tropical del planeta perdió 8.712 km², un 5% menos que los 9.126 km² del mismo período del año anterior, cuando se batió el récord desde que el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) empezó a publicar estos datos en 2015.

Además, un estudio reciente de la revista Nature alertó que gran parte de la selva amazónica se transformó en un emisor de dióxido de carbono por el aumento de la quema de bosques.

Basándose en centenares de muestras de aire recolectadas a diferentes alturas durante la última década, el estudio afirma que la parte sureste del Amazonas pasó de ser un “pozo” de captura a una fuente de emisión de CO2, uno de los principales responsables del calentamiento global.