“Buscan el retorno al TIAR para forzar una intervención militar de EE. UU.”, Evo Morales cruzó a la oposición venezolana por el acuerdo

El presidente boliviano Evo Morales acusó este martes a la “derecha venezolana” y al gobierno de Estados Unidos de planear una intervención militar contra el gobierno de NIcolás Maduro a través de la reincorporación del país al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Morales aseguró que la reactivación del viejo acuerdo de defensa continental, aprobado la semana pasada por la Asamblea Nacional, es una “justificación desesperada” para permitir un eventual ataque del gobierno de Donald Trump.

Mediante su cuenta en la red social Twitter, Morales denunció la estrategia de la oposición y recordó además que EE. UU. negó ese tratado cuando Argentina invocó su defensa en el conflicto de las Malvinas. “No tiene moral para aplicarlo a Venezuela”, agregó el mandatario.

El TIAR volvió a estar en boca de todos desde que la AN, liderada por el autoinvestido presidente interino Juan Guaidó, aprobó el proyecto en respaldo a la reincorporación al tratado, del que había salido en 2012. Guaidó además anunció el fin de semana que envió una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, para iniciar los procesos burocráticos para la vuelta.

Según observadores, se trata de otro intento desestabilizador de Guaidó, quien encabezó un intento de sublevamiento el pasado 30 de abril, que fracasó al no tener respaldo de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Puntualmente, el TIAR es un acuerdo por el cual un país americano debería salir en defensa de uno de sus vecinos en caso de agresión de una potencia de otro continente.

De acuerdo al tratado, que EE. UU. sólo aplicó en su propio beneficio y obvió cuando no coincidió con sus intereses, los 21 países firmantes condenan formalmente la guerra y se comprometen a buscar soluciones pacíficas a sus conflictos mutuos. Pero también establece que «un ataque armado por parte de cualquier Estado contra un Estado americano será considerado como un ataque contra todos los Estados americanos».

El tratado no fue convocado en 1961 tras la fallida invasión a Bahía de Cochinos, en Cuba (que todavía era miembro del TIAR) y dio el visto bueno a las invasiones a la República Dominicana, a Nicaragua y a Panamá y a la política norteamericana durante la crisis de los misiles, en 1963.

Tal como recuerda Evo, cuando el 22 de abril de 1982, el canciller argentino de la dictadura Nicanor Costa Méndez convocó el TIAR para reclamar ayuda frente al conflicto en las islas Malvinas, pero Estados Unidos se negó a intervenir.