Brasil superó el récord diario de 4.000 muertes: “Ahora soy un genocida”, bromeó Bolsonaro

La pandemia está causando estragos en Brasil, donde por primera vez se registraron más de 4.000 muertos en 24 hs a causa de la enfermedad.  Los expertos creen que esta tendencia ascendente en los decesos podría intensificarse a lo largo de los días por el colapso sanitario y la rápida expansión de las nuevas variantes. Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro ignora su responsabilidad y bromea: “ahora soy un genocida”

El país, de 212 millones de habitantes, contabilizó el martes 4.195 muertos, con un total de 336.947 fallecimientos desde la llegada del coronavirus a Brasil, en febrero de 2020. El lamentable récord se produce seis días después de la última marca letal: 3.869 decesos el 31 de marzo.

Este martes se contabilizaron además 86.979 nuevos contagios, llevando la cifra total a 13,1 millones, según los datos del Ministerio de Salud.

En los primeros seis días de abril, el número de decesos ascendió a 15.432, manteniendo la tendencia de marzo, el mes más letal hasta ahora, con 66.573 muertos, más del doble del récord anterior. 

Los especialistas afirman que en las próximas semanas la nación podría atravesar un escenario más sombrío, con los hospitales colapsados, la vacunación avanzando a paso lento y el Gobierno de Bolsonaro rechazando la aplicación de una cuarentena. 

Uno de los estados más golpeados por la pandemia es San Pablo, que notificó el lunes 1.389 muertes en un día, un aumento del 1,8% en el período, mientras que los casos fueron 22.794, es decir, alrededor del 85% del máximo histórico registrado en la última semana, con un crecimiento del 0,9%.

De acuerdo con los datos de la Fundación del Sistema Estatal de Análisis de Datos (Seade), San Pablo, que sumaba el martes más de 2,5 millones de contagios y 78.554 muertes desde diciembre de 2019, registró una caída semanal hasta ayer del 6,6% en los nuevos casos, pero las muertes aumentaron un 4,3%.

Allí, llegaron al límite de habilitar colectivos escolares para cargar cuerpos y se están realizando entierros nocturnos para atender la alta demanda.

La campaña de vacunación, que comenzó de forma lenta en enero y fue objeto de una disputa política, avanzó en los últimos días, aunque sin garantizar aún la cantidad necesaria de dosis para aumentar el ritmo actual.

Hasta la fecha, 20 millones de personas (9,8% de la población) recibieron la primera dosis y 5,8 millones (2,7% de la población), la segunda.

Bolsonaro, “el genocida”

En medio del caos sanitario, el presidente Jair Bolsonaro volvió a rechazar las medidas restrictivas y culpó a los gobernadores y los medios de comunicación por la situación que atraviesa el país. 

El mismo día que el país rompió el récord de  muertes, el mandatario siguió burlándose del apodo “genocida”, que la oposición le atribuyó por su mal manejo de la pandemia. 

“La gente entró primero en eso de nombrarme homofóbico, racista, fascista, torturador ¿Ahora qué? Ahora soy el que mata a mucha gente, ¿cómo se llama? genocida. Ahora soy un genocida”, disparó entre risas ante sus seguidores.