Brasil ya no es de Temer

Brasil
Especial

La careta de la derecha brasilera se cayó y ahora un país entero reclama la renuncia del presidente ilegítimo en las calles. Él se atrinchera en su escritorio, ese que ocupa desde hace una año gracias a la operación político-empresarial que derrocó a Dilma Rousseff. Cuando caiga, lo más plausible es que asuma la presidenta del TSF y sea ella quien llame a elecciones indirectas porque todos en la línea sucesoria están salpicados por corrupción. Se abre un período de incertidumbre, de disputas encarnizadas entre la derecha y la izquierda: entre el post golpe y la continuidad de la ilegalidad.

Editorial- El Telégrafo (Ecuador) 

En Brasil, finalmente la cortina se corrió. Una grabación revela que el presidente Michel Temer auspició una red de sobornos para favorecer a Eduardo Cunha, artífice de la destitución de Dilma Rousseff. A la ahora expresidenta la defenestraron por un supuesto mal manejo de las cuentas fiscales (una práctica muy común en la política de ese país), incluso en manifestaciones callejeras la culpaban de corrupción, lo que nunca se ha comprobado. Pero resulta que el corrupto era su vicepresidente y hoy sucesor. En la misma categoría están Cunha, ya sentenciado, y Aecio Neves, el candidato de la derecha que Rousseff derrotó en 2014.

Lo ocurrido en Brasil constituye una lección para todo el continente. La destitución de Dilma demuestra hasta dónde están dispuestos a llegar ciertos círculos de poder que pierden comicios. Sin escrúpulos, por encima de la ley, son capaces de montar un siniestro show. Sin embargo, la verdad siempre se impone y en esta ocasión el doble rasero quedó al descubierto. 

Emir Sader- Página/12 (Argentina) 

La crisis del gobierno de Dilma, a comienzos de su segunda mandato, abrió las puertas para que la mediocridad de Temer fuera puesta al servicio de otro proyecto, el que había sido derrotado cuatro veces sucesivamente en las urnas, por listas de las cuales él había sido parte. Valiéndose de la disposición desestabilizadora de los medios y del gran empresariado, además del cambio interno del mismo PMDB hacia la derecha bajo la conducción de Eduardo Cunha, Temer ha recogido el listado de las propuestas más retrógradas y mas de derecha. Fue así que Temer rompió la alianza con el PT y se jugó por la posición aventurera, que ahora se termina.

El programa era una versión de los que el PSDB había presentado a lo largo de las cuatro últimas elecciones presidenciales y que habían sido sucesivamente derrotados, con el apoyo del PMDB a los candidatos del PT. Fue la oportunidad que Temer encontró para intentar salir de su mediocridad y desempeñar algún rol histórico. Para ello anunció que era necesario reunificar el país, reconquistar la confianza en el gobierno y retomar el crecimiento económico.

” Se abre el período pos-Temer, que la derecha pretende que no sea el del posgolpe. Se abre una disputa sobre esas alternativas y la izquierda, bajo el liderazgo de Lula, interviene firmemente en favor de retomar la democracia después del interregno golpista de Temer, el mediocre, el breve “

Nada de eso sucedió, así que un año después del golpe en contra de Dilma, Temer ha vuelto a ser un personaje decorativo, porque ni siquiera fue aprobado el grueso del paquete regresivo que el pretendía imponer. Los involucramientos con casos de corrupción que ahora se vuelven públicos hacen de Temer un personaje mediocremente inútil. Se va sin pena ni gloria y el país queda entregado a una situación caótica desde el punto de vista político e institucional, con una inmensa crisis económica y social, en medio de grandes movilizaciones populares que demandan  elecciones presidenciales directas e inmediatas.

Se abre el período pos-Temer, que la derecha pretende que no sea el del posgolpe. Se abre una disputa sobre esas alternativas y la izquierda, bajo el liderazgo de Lula, interviene firmemente en favor de retomar la democracia después del interregno golpista de Temer, el mediocre, el breve.

Editorial- La Jornada (México) 

Más allá de la feroz reacción de los medios informativos tradicionales, de las redes sociales y de las expresiones que demandan elecciones presidenciales ya, Temer se enfrenta a la decisión del Tribunal Supremo de abrir una investigación por sospechas de corrupción en contra del jefe de Estado y a cuatro peticiones de juicio político (impeachment) presentadas por diversas fracciones parlamentarias

Hasta ayer, la reacción de Temer fue atrincherarse en su escritorio, anunciar que no renunciará y acusar a las instancias judiciales y legislativas que se han echado a andar en su contra de pretender tirar a la basura los logros de su gobierno, los cuales son, en realidad, graves retrocesos en la política social seguida por las presidencias emanadas del Partido de los Trabajadores (PT) y una recaída en los excesos del neoliberalismo más ortodoxo y devastador.

Lo cierto es que en torno al gobernante afiliado al Partido del Movimiento Democrático Brasileño se ciernen, como piezas de una pinza, la investigación judicial y las iniciativas presentadas en el Congreso por diversas bancadas, incluida la del Partido Social Demócrata Brasileño, hasta ahora aliado del gobierno, para emprender un juicio político.

” No podría ser de otra manera si se toma en cuenta que, según todos los indicios, Temer ocupa el cargo a consecuencia de una vasta conjura político-empresarial alentada por la corrupción para sacar a Rousseff del cargo, pese a que nadie ha podido presentar una acusación firme de nada en contra de la ex presidenta “

No podría ser de otra manera si se toma en cuenta que, según todos los indicios, Temer ocupa el cargo a consecuencia de una vasta conjura político-empresarial alentada por la corrupción para sacar a Rousseff del cargo, pese a que nadie ha podido presentar una acusación firme de nada en contra de la ex presidenta y que, en cambio, en las filas del golpismo parlamentario proliferan los investigados, indiciados, procesados y encarcelados por operaciones financieras ilegales: todo indica que la base de apoyo del presidente sustituto ha experimentado un rápido proceso de descomposición como resultado de negociaciones desafortunadas y ante la montaña de irregularidades y falsedades sobre la que fue construida.

Camila Rodrigues da Silva- Brasil de Fato (Brasil) 

¿Pero quién asume si cae Temer? 

Según la Constitución, si el vice-presidente es depuesto, quien lo sustituye es el presidente de la Cámara, luego el del Senado, y por último el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF).

El problema es que el actual presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM), está siendo investigado por un pedido abierto por el ministro del STF Edson Fachin, luego de la llamada “delación del fin del mundo”, realizada poe ejecutivos de la empresa Odebrecht en el ámbito de la operación Lava Jato. Según Fachin, Maia pidió R$ 350 mil (unos US$ 110 mil) para financiar su campaña. O sea, hay un riesgo inminente de que Maia sea imputado, lo que lo impediría de asumir el cargo.

Lo mismo ocurre con el actual presidente del Senado, Eunício Olivieira (PMDB), que asumió el primero de febrero, y es citado en tres delaciones de la operación Lava Jato.

” Por eso, es más probable que la sucesora en la presidencia de la República sea Cármen Lúcia, presidenta del STF. Lúcia asumiría interinamente y convocaría elecciones indirectas en un plazo de 30 días. O sea, quien elegiría el sustituto de Temer sería el Congreso Nacional, de acuerdo a lo previsto por el artículo 81 de la Constitución “

Según el abogado y miembro de la Consulta Popular Ricardo Ge
brim, si eso acontece, el Supremo puede impedir que sean parte de la línea sucesoria, así como hizo con el ex-presidente del Senado Renan Calheiros (PMDB) el último 7 de diciembre. La mayoría de los ministros del STF decidieron, en aquel momento, mantener a Calheiros en la presidencia del Senado, con la condición de que sea impedido de sustituir a Michel Temer. 

Por eso, es más probable que la sucesora en la presidencia de la República sea Cármen Lúcia, presidenta del STF. Lúcia asumiría interinamente y convocaría elecciones indirectas en un plazo de 30 días. O sea, quien elegiría el sustituto de Temer sería el Congreso Nacional, de acuerdo a lo previsto por el artículo 81 de la Constitución para casos en los que el presidente o el vice salen del cargo luego de dos años de mandato. 

¿Elecciones directas o indirectas?

En las elecciones indirectas, cualquier partido puede presentar su candidato dentro del plazo legal establecido, y quien votaría son los diputados federales y senadores. Sin embargo, la oposición dentro del congreso, compuesta por parlamentarios del PT, PC do B, PSOl, PDT, y PSB, está colocando una Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) que propone elecciones directas inmediatamente. 

El problema es que la tramitación de una PEC se hace en dos turnos en cada una de las casas del Congreso Nacional. “Eso tendría que hacerse de urgencia, y los parlamentarios no tendrían receso en Julio, y deberían paralizar la votación de la reforma de la Previsión Social”, explica Gebrim.

Concientes de las dificultades, los movimientos populares apuestan al crecimiento de la propuesta de “Directas ya”: “Nosotros, de la Frente Brasil Popular y la Frente Pueblo Sin Miedo, defendemos que se cambie la constitución en carácter de urgencia y que no se hagan elecciones indirectas”, afirma Raimundo Bonfim, coordinador general de la Central de Movimientos Populares (CMP).

“Nuestra manifestación para el día 24 de mayo y la bandera de “Directas ya” ganan ahora mayor relevancia”, dice Gebrim. 

Desconfianza

Para el abogado, la delación de este miércoles es parte de un guión sospechoso. Recuerda que Cármen Lúcia se reunió a puertas cerradas el última día 9 con un grupo de 13 empresarios, tres de ellos miembros del Consejo de Desarrollo Económico y Social, conocido como “Conselhão”, formado en noviembre del año pasado por Temer. Son empresarios pertenecientes a sectores variados de la economía, como bancos, telecomunicaciones, hoteles, compañías aéreas, inmobiliarias, del papel y la celulosa. “Probablemente Cármen Lúcia ya sabía de esta grabación cuando se reunió con el PBI brasileño la semana pasada”, indicó.

Leer el artículo de El Telégrafo aquí 

Leer el artículo completo de Página/12 aquí

Leer el artículo completo de La Jornada aquí 

Leer el artículo completo de Brasil de Fato aquí