Ataque a Bolsonaro: el candidato de ultraderecha se recupera favorablemente

El candidato ultraderechista y ex militar Jair Bolsonaro está fuera de peligro en un hospital de Sao Paulo, tras pasar la noche internado en un centro de la pequeña ciudad de Juiz de Fora, en donde este jueves fue apuñalado.

En sus primeras declaraciones luego de haber sufrido un ataque con un cuchillo en la zona abdominal, Bolsonaro manifestó su incompresión por lo sucedido. “Nunca le hice mal a nadie”, dice en un video que filmó por la noche el senador Magno Malta.

El diputado ultraderechista, conocido por sus declaraciones racistas y homofóbicas y su tono confrontativo, fue atacado por un hombre durante un acto de campaña electoral y debió ser operado de urgencia.  El ataque le provocó heridas en una vena abdominal, así como en el colon y el intestino grueso. Los médicos que lo operaron explicaron que se le practicó una colostomía.

El candidato a vicepresidente del PT Fernado Haddad y potencial presidenciable en caso de que se confirme la impugnación de Lula, repudió el ataque contra Bolsonaro y le deseó una pronta recuperación.

Con proclamas misóginas y homofóbicas y una asumida nostalgia de la dictadura militar, el diputado Jair Bolsonaro ha logrado convertirse en uno de los favoritos para las presidenciales de octubre, en las que se excluye al ex presidente y líder del Partido de los Trabajadores Lula Da Silva. El ex mandatario lo dobla en votos pero la Justicia invalidó su candidatura por pesar sobre él una condena en segunda instancia.

El historial del reaccionario Bolsonaro es amplio. En 2014, el candidato le dijo a la diputada de izquierda Maria do Rosario, que lo acusaba de incentivar las violaciones, que “no merecería ser violada”; y en declaraciones al diario Zero Hora, reincidió: “No merecería ser violada porque es muy mala, muy fea”. Dos años después, elogió a un torturador de la dictadura (1964-1985). Luego, en una entrevista con la revista Playboy, en 2011, dijo que preferiría que sus hijos “muriesen en un accidente” a que sean homosexuales.

En la última encuesta de Ibope, publicada el miércoles, alcanza el 22 por ciento de la intención de voto en una primera vuelta de la elección presidencial. Aunque casi todos sus adversarios lo derrotarían en una segunda vuelta. Bolsonaro es particularmente popular entre los jóvenes (26%) y en la clase acomodada (34%); de formación católica.