Bolsonaro reivindicó la dictadura de Pinochet: “si no fuera por él, Chile sería Cuba”

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, atacó a la exmandataria de Chile y alta comisionada por los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, luego de que ella manifestara su preocupación por la pérdida de espacio democrático en Brasil. Como respuesta, Bolsonaro reivindicó la dictadura del general Augusto Pinochet, que tuvo entre sus víctimas al propio padre de la mandataria chilena. Dijo que el golpe de Estado de 1973 en Chile “le dijo basta a la izquierda” y a los “comunistas” y evitó que Chile se convirtiera en Cuba. 

“Brasil pierde espacio democrático, pero se olvida de que su país no es Cuba gracias a los que tuvieron el coraje de decir basta a la izquierda en 1973, entre esos comunistas su padre que era brigadier (sic)”, afirmó Bolsonaro en mensajes compartidos por sus redes sociales.

El presidente brasileño reaccionó contra Bachelet, presidenta de Chile entre 2006-2010 y 2014-2018, luego de que la actual funcionaria de las Naciones Unidas (ONU) advirtiera en una conferencia de prensa en Ginebra sobre “una pérdida del espacio democrático en Brasil”.

“Señora Michelle Bachelet, si no fuera por Augusto Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos su padre, hoy Chile sería una Cuba”, afirmó el mandatario para reafirmar sus dichos.

Bolsonaro, excapitán del Ejército brasileño, dijo también que la exmandataria chilena sigue la línea del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de “entrometerse en los asuntos internos de Brasil”. “Ella golpea contra el Brasil en la agenda de derechos humanos (de los delincuentes) atacando a nuestros valientes policías y militares”, escribió en su cuenta de Twitter en alusión a Bachelet.

La crítica de Bachelet

Desde su lugar como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Bachelet había manifestado su “preocupación” ante la situación de la democracia en Brasil al comentar algunas medidas y declaraciones del presidente Jair Bolsonaro que criticó con dureza. 

“En los últimos meses hemos visto cómo se ha encogido el espacio cívico y democrático”, señaló Bachelet ante la consulta de un reportero brasileño durante una conferencia de prensa en Ginebra.

La expresidenta chilena se refirió a las declaraciones de Bolsonaro sobre el golpe militar de 1964 que este año fue conmemorado por primera vez en unidades castrenses. Sobre esto opinó que la “negación de los crímenes de Estado” puede contribuir a “arraigar la impunidad y reforzar el mensaje de que los agentes del Estado están encima de la ley”. 

Bachelet agregó que desde 2012 Brasil es uno de los países con más asesinatos de activistas de derechos humanos.

Hubo un “aumento significativo de la violencia policial entre enero y junio; sólo en Río de Janeiro y San Pablo unas 1.291 individuos fueron muertos por la policía”, apuntó la representante de la ONU, para quien el auge de la violencia de las fuerzas de seguridad afectó de manera “desproporcionada a los ciudadanos afrodescendientes”.