Bolsonaro privatizó tres parques nacionales, incluidas las cataratas

Por medio de un decreto presidencial, el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, permitió la privatización de tres parques fundamentales para la conservación de la biodiversidad del país, que además poseen paisajes paradisíacos. Los parques nacionales de Lençois Maranhenses (Maranhao, noreste), Jericoacoara (Ceará, noreste) e Iguaçu (Paraná, sur) fueron incluidos en el Programa Nacional de Desestatización, que contempla privatizaciones y concesiones como parte del recorte del Estado.

El decreto fue publicado por el Diario oficial de la Unión y tiene vigencia inmediata. Su contenido versa «sobre la calificación de unidades de conservación en el ámbito del Programa de Asociaciones de Inversiones de la Presidencia de la República y sobre su inclusión en el Programa Nacional de Desestatización».

El parque de los Lençois Maranhenses tiene unas 160.000 hectáreas. Se caracteriza por las interminables dunas que a mediados de año, en la transición de las lluvias a la temporada seca, se llenan de agua dulce formando unas piletas naturales. 

Jericoacoara, de 8.850 hectáreas, incluye la playa homónima que es uno de los destinos turísticos más famosos de Brasil. 

En el sur, el Parque Nacional de Iguaçu es internacionalmente conocido por las cataratas del mismo nombre, en la frontera con Argentina. Es un área protegida de gran biodiversidad, con miles de especies de plantas y unas 400 de aves. 

El decreto establece que las empresas que obtengan las concesiones para administrar estos parques tendrán que brindar apoyo para las visitas públicas «con previsión de costos de acciones de apoyo a la conservación y a la gestión de las referidas unidades».

Bolsonaro, que en más de una oportunidad negó el cambio climático, se expresó a favor de la explotación comercial de tierras indígenas y de áreas de protección ambiental, como los parques nacionales que acaba de incluir en la lista de privatizaciones.