Bolsonaro está listo para tener una base militar de Estados Unidos en Brasil

En una confirmación a su alineamiento con Estados Unidos en materia de política internacional. el presidente brasileño Jair Bolsonaro afirmó que podría discutir “en un futuro” la instalación en el país de una base militar de Estados Unidos, con el que busca una estrecha alianza. El ex capitán de reserva hizo estas declaraciones tras la reunión que mantuvo el miércoles con el secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo.

«Mi aproximación con Estados Unidos es económica, pero puede ser bélica también. Podemos hacer un acuerdo en esta cuestión. No queremos poder un superpoder en América del Sur, pero a mi entender debemos tener una supremacía», declaró el exmilitar de 63 años a la cadena SBT, en su primera entrevista televisiva tras ser investido presidente el martes 1 de enero.

De nuevo planteando su discurso con términos de la guerra fría, Bolsonaro dijo también que en los últimos «20 o 25 años» las fuerzas armadas brasileñas fueron «abandonados por una cuestión política», porque «son el último obstáculo para el socialismo».

«Según lo que pueda llegar a acontecer en el mundo, quién sabe si tengamos que discutir esa cuestión en el futuro», agregó sobre la posibilidad de instalar la base. Para justificar su posición ante la controversial medida, aseguró que “la cuestión física puede ser hasta simbólica”. “Hoy en día el poderío de las fuerzas armadas americanas, chinas, rusas, alcanza a todo el mundo independientemente de la base», insistió.

Como parte de los nuevos acercamientos diplomáticos de su gobierno, Bolsonaro se reunió el miércoles con Pompeo, con el que se comprometió a incrementar la cooperación en el ámbito de los negocios y la seguridad y en el combate a «los regímenes autoritarios» como denominó a la vecina Venezuela o Cuba.

Bolsonaro dijo además sentir «preocupación» por maniobras militares que realizaron a principios de diciembre Venezuela y Rusia en suelo venezolano, para los cuales fueron desplazados bombarderos rusos, muy criticadas en la región. «Como estaba previsto, Rusia hizo una maniobra en Venezuela, sabemos cuál es la intención del gobierno de Maduro. Brasil tiene que preocuparse con eso», destacó.

En otro pasaje de la entrevista se refirió a la relación de los países árabes y confirmó que la decisión de mudar la embajada brasileña a Jerusalén «está tomada». «Gran parte del mundo árabe está alineada o alineándose con los Estados Unidos. Esta cuestión de Palestina ya se está saturando, y quien se manifestó más contra mí fue Irán. Entonces algunos países más radicales pueden tomar alguna sanción, espero que sólo económica, contra nosotros. Ahora, no voy a dejar de reconocer la autoridad de Israel, quien decide dónde va a ser la capital es su gobierno y su pueblo», manifestó.