Bolsonaro, entre las idas y vueltas con la asunción presidencial y una fake news

Luego de anunciar que no asistirá a la asunción de Alberto Fernández al frente de la Casa Rosada, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, también bajó a su vicepresidente, Hamilton Mourao, de la ceremonia del próximo 10 de diciembre. Esta mañana el canciller publicó en su cuenta de Twitter que tres multinacionales cerraban sus plantas en Argentina y se iban a Brasil tras la victoria del candidato del Frente de Todos. Más tarde tuvo que borrar el tuit porque las propias empresas lo desmintieron.

Será la primera vez que un mandatario brasileño se ausente de la ceremonia de cambio de mando presidencial argentina. La decisión de mandar a alguno de los ministros se da en medio de la serie de cortocircuitos que vienen marcando el vínculo entre el titular del Palacio del Planalto y el Presidente electo, incluso desde los tiempos previos a las elecciones primarias del 11 de agosto.

Tras lamentar el triunfo del Frente de Todos en los comicios, Bolsonaro había anticipado que no iba a participar de la ceremonia de asunción de Alberto Fernández. Horas después dijo que en su lugar lo haría el vicepresidente, Hamilton Mourao.

Sin embargo, este miércoles, la vocera del Palacio del Planalto, Elane Cajazeira, advirtió que se había producido un cambio y que, finalmente, será un ministro quien representará a Brasil en los actos protocolares.

«El presidente de la República designará un ministro como su representante, después de que el Gobierno brasileño reciba la invitación a la ceremonia de asunción del nuevo Presidente de la Argentina», señaló la portavoz de Bolsonaro en declaraciones a Infobae.

En 2015, cuando Mauricio Macri se hizo cargo de la Casa Rosada contó con la presencia de Dilma Rousseff, así como también había estado en 2011 para el inicio del segundo mandato de Cristina Kirchner; por su parte, Luiz Inácio «Lula» Da Silva había viajado a Buenos Aires en 2007 para el acto en que comenzó su gestión la actual vicepresidenta electa. En tanto, el 25 de mayo de 2003 el líder del Partido de los Trabajadores (PT) había asistido a la asunción de Néstor Kirchner.

Una fake news que duró poco

Esta mañana, Bolsonaro anunció en su cuenta de Twitter que tres multinacionales abandonaban la Argentina por la victoria de Alberto Fernández y que, en cambio, se instalarían en Brasil. El mandatario ultraderechista, que ya opinó que “la Argentina eligió mal” y amenazó con pedir sanciones en el Mercosur, festejó la noticia como una mayor confianza hacia su gobierno. A las horas de publicar el mensaje, el presidente lo borró de su cuenta tras recibir varias desmentidas.

El anuncio de Bolsonaro fue escueto y no fue ratificado por ninguna de las compañías. “La planta de motores estadounidense MWM, Honda, el gigante automotriz, y L’Óreal anunciaron el cierre de sus fábricas en Argentina y su instalación en Brasil”, advirtió el capitán retirado.

Según el presidente de Brasil, la decisión de las tres empresas llega por “la nueva confianza” que su país despierta para los inversores y “viene a generar nuevos empleos y mayor rotación económica”.

La noticia sin embargo fue rápidamente desmentida por las empresas. Según trascendió, L’Oreal no estaba al tanto de ninguna intención de mudar la compañía. Desde Honda sostuvieron que la empresa no cerraría su filial en Argentina y que mantendría sus operaciones, tal como estaba previsto, concentrando su producción en la línea de motocicletas.

Diferente es el caso de la empresa MWN, que cerró su planta de motores diésel en septiembre como consecuencia de la caída de las ventas. En ese momento, desde MWN ya afirmaron que toda la demanda de Argentina se proporcionaría a través de Brasil.

El mandatario, que hizo explícito su apoyo a Mauricio Macri, se mostró ofuscado al conocer los resultados electorales. «Lamento no tener la bola de cristal, pero que creo que Argentina eligió mal», sostuvo Bolsonaro desde Emiratos Árabes Unidos, al día siguiente de la elección. Ese mismo día amenazó con pedir sanciones en el Mercosur para la Argentina en caso de que el gobierno de Fernández no continúe las políticas de apertura comercial negociadas por Cambiemos.