Bolsonaro defendió a Moro tras las filtraciones, dijo que fue imparcial con respecto a Lula

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro defendió a su ministro de Justicia, Sérgio Moro, quién quedó al descubierto tras las filtraciones publicadas por The Intercept como autor de una maniobra para perjudicar al exmandatario Lula da Silva en la causa del Lava Jato. Pese a que Moro debió tomarse licencia de su cargo después del escándalo, Bolsonaro lo defendió y dijo que “fue imparcial” con respecto a Lula.

«Su trabajo, por el que lo acompañé, fue imparcial. No solo él hizo justicia. La segunda y la tercera instancia fallaron en la misma línea. Las empresas estatales, los fondos de pensión, la devolución de 3.000 millones de reales de los delatores…Nadie devuelve 3.000 millones si no asaltó los cofres públicos con la connivencia del PT», aseguró el mandatario en una entrevista. 

Moro está siendo cuestionado por algunos de los medios de comunicación que más apoyaron los juicios y la condena contra el expresidente Lula ya que en las últimas semanas se conocieron conversaciones privadas entre el ahora ministro y el entonces jefe de fiscales de la megacausa de corrupción Lava Jato. 

En esas conversaciones, que Moro no desconoció, se ve cómo el entonces juez federal coordinaba y discutía cuestiones de procedimiento y contenido de los juicios con el jefe de fiscales, algo prohibido por las leyes brasileñas. 

En la entrevista publicada este lunes Bolsonaro también ratificó la posibilidad de que uno de sus hijos, diputado y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, sea designado embajador en Estados Unidos y remarcó que la reforma previsional, que hace unos días obtuvo media sanción, es su prioridad política número uno. 

«La madre de nuestras reformas es la nueva seguridad social. Y no estamos impulsando nada más grande en este momento para no perjudicar esa reforma jubilatoria», explicó. «La economía comienza a crecer ya este año, con la promulgación de la propuesta de enmienda constitucional del nuevo sistema de jubilaciones. Habrá un salto. En el gobierno anterior, de Michel Temer, reformamos las leyes del trabajo. Si no hubiéramos hecho eso la situación económica de Brasil sería peor», agregó. 

Asimismo, rechazó las acusaciones de nepotismo. «Mi hijo goza de la amistad de los hijos de Trump, habla inglés, habla español, es aún joven, esa posibilidad fue levantada, y yo menciono la po-si-bi-li-dad. Imagine que (el presidente Mauricio) Macri tuviera un hijo embajador aquí en Brasil. Con todo respeto a nuestra Cancillería, a los diplomáticos del mundo entero: con toda certeza mi relación con el hijo de (Mauricio) Macri sería diferente de la de otro embajador profesional», aseguró el mandatario.