Bolsonaro busca impunidad para policías y militares acusados de Gatillo Fácil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, envió al Congreso un proyecto de ley para impedir la apertura de juicios por «gatillo fácil» o violencia de Estado contra militares y policías que estén actuando en operaciones de intervención federal para la garantía de la ley y el orden. «Hay que moler a palos a los ladrones», afirmó el capitán retirado, al responderle al líder opositor y exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, quien había dicho que no aguanta más «que se mate a los ladrones de celular» en el Brasil actual.

La temeraria declaración de Bolsonaro tuvo lugar durante el lanzamiento de su nuevo partido, Alianza por Brasil, el cual preside, tras abandonar luego de dos años el Partido Social Liberal, con el cual llegó a la presidencia.

El proyecto de ley, que fue respaladado por el ministro de Justicia, Sérgio Moro, es llamado de «excluyente de ilicitud» y tiene que ver con las garantías judiciales que le pedían las Fuerzas Armadas a Bolsonaro para seguir con la intervención en Río de Janeiro.

El proyecto está destinado a las intervenciones llamadas Garantía de Ley y Orden y protege al Ejército, Marina y Fuerza Aérea y a todas las policías involucradas en esas operaciones.

El proyecto considera «legítima defensa» cuando un militar o agente de seguridad rechazan una agresión capaz de matar o herir, restringir la libertad de una víctima y portar ostensiblemente armas de fuego o un acto de terrorismo.