Bolsonaro amenazó con revelar los nombres de los países que compran madera amazónica ilegal

El presidente brasileño Jair Bolsonaro respondió a las críticas de la comunidad internacional por su cuestionada política ambiental con una amenaza. El mandatario aseguró que publicará  “en los próximos días” el detalle de los países que importan madera ilegal del Amazonas y adelantó que muchos de ellos son los que lo repudian. 

“Revelaremos en los próximos días los países que importaron madera de forma ilegal de la Amazonía; y algunos de esos países son los más severos críticos con mi gobierno por esa región amazónica“, amenazó el mandatario ultraderechista en la cumbre virtual del grupo BRICS de potencias emergentes.

“Creo que después de esa revelación que interesa a todos -por qué no decirlo- en el mundo, esa práctica disminuirá mucho en nuestra región”, añadió ante los mandatarios de la entidad conformada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Bolsonaro, que en otras ocasiones fustigó la aparente hipocresía de sus críticos, dijo que será posible obtener esa información gracias a un método desarrollado por la Policía Federal (PF) de Brasil para identificar el ADN de la madera y determinar su procedencia.

Según la prensa brasileña, el mandatario basó su amenaza en una operación de la PF, iniciada en 2017, en la que se incautó madera extraída ilegalmente del Amazonas y cuyo destino eran empresas de Alemania, Bélgica, Francia, Holanda y Reino Unido, entre otros países.

Expertos y ONG ambientalistas aseguran que el gobierno de Bolsonaro debilitó los organismos de control ambiental y que su discurso a favor de actividades extractivas en áreas protegidas promueve la deforestación y los incendios forestales, con niveles récord en la Amazonía y el Pantanal.

La ONG Greenpeace indicó este martes en Twitter que el gobierno eliminó en febrero las fiscalizaciones del Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama) a las exportaciones de madera, “favoreciendo la comercialización de madera ilegal”.

En 2019, su primer año de gobierno, Bolsonaro recibió una oleada de críticas internacionales, encabezadas por el presidente francés, Emmanuel Macron, por el alarmante aumento de los incendios en la mayor selva tropical del planeta.

Hace dos semanas, el vicepresidente Hamilton Mourao hizo un viaje por el Amazonas junto a embajadores de ocho países, incluidos delegados de Alemania y Francia, en un intento de mejorar la imagen del gobierno.

El Amazonas promete ser un tema espinoso en la futura relación de Bolsonaro con el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a quien el mandatario brasileño todavía no felicitó por su triunfo ante el presidente saliente, Donald Trump, un aliado de Bolsonaro.

Durante la campaña, Biden amenazó al gobierno brasileño con “consecuencias económicas significativas” si continúa deforestando la Amazonía, lo que motivó otra amenaza de Bolsonaro, cuando afirmó que Brasil “tiene pólvora”.