Bolivia detectó un brote de fiebre hemorrágica por arenavirus pero logró controlarlo

El Ministerio de Salud de Bolivia confirmó que se detectó un brote de arenavirus en un campamento minero del municipio de Teoponte. Un equipo multidisciplinario verificó al menos un caso positivo de fiebre hemorrágica en una niña de 11 años que vivía en el lugar y tuvo que ser hospitalizada. Por precaución, se realizaron acciones de contención para evitar más enfermos. 

Los especialistas identificaron al menos tres especies de roedores que podrían ser los transmisores de esta enfermedad, por lo que recomendaron a las personas que viven en el lugar que realicen la limpieza continua para evitar la propagación.

El Ministerio de Salud informó también que cerró acuerdos con la empresa minera donde se detectó el brote para que se garantice el saneamiento ambiental y la adopción de medidas de prevención.

De la misma forma, se acordó con el Servicio Departamental de La Paz (Sedes) para que se realice constantemente la “desratización” en la zona con la finalidad de evitar más casos.

Esto, porque el arenavirus se puede contagiar al entrar en contacto con fluidos corporales como la sangre, saliva u orina del roedor.

Entre los síntomas están la fiebre y dolores en varias partes del cuerpo, además de hemorragias en las encías que eventualmente pueden llegar a una “hemorragia interna masiva, una coagulopatía y una falla multiorgánica” que es lo que ocasiona la muerte del paciente.

En 2019 se registró un brote de arenavirus en Bolivia con cinco contagios originados en la localidad de Caranavi en Los Yungas de La Paz.