Bolivia construye su primera central nuclear, con apoyo de Rusia

El presidente boliviano Evo Morales se reunió esta mañana con su par ruso, Vladimir Putin, para firmar una serie de acuerdos bilaterales, entre los que se incluyó la fabricación del primer reactor nuclear en el país andino. «Bolivia también tiene derecho a tener un centro de investigación en energía nuclear», había dicho hace tres años Morales al anunciar el pacto de cooperación con Rusia. Según informó el mismo Putin, la planta ya está en la última fase de construcción.

Según el mandatario ruso, se trata de un «proyecto único». El reactor nuclear estará ubicado a una altura de unos 4.000 metros sobre el nivel del mar y ocupará 15 hectáreas. El proyecto, una inversión de 300 millones de dólares, “dedicará sus esfuerzos a la investigación en el ámbito del uso pacífico de la energía nuclear”, explicó Putin en la conferencia de prensa que compartió con Morales en Moscú.

El Gobierno de Bolivia y la empresa rusa Rosatom firmaron en marzo de 2016 sendos convenios para la construcción y puesta en marcha de un Centro de Investigación Nuclear en la ciudad de El Alto, lo que supuso el primer paso en firme del programa atómico anunciado años atrás por Morales. Hoy, los mandatarios suscribieron un memorándum de entendimiento “para la cooperación en el ámbito de regulación de la seguridad nuclear radiológica en el uso pacífico de la energía atómica”.

Se espera que este centro de investigación nuclear entre en funcionamiento en 2021, según la directora general ejecutiva de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear, Hortensia Jiménez. Será, específicamente, un recinto que contará con un reactor experimental polivalente basado en uno científico de agua a presión, con una potencia nominal de 200 kilovatios. Además, tendrá una instalación de rayos gamma.

Jiménez aclaró que el programa nuclear de Bolivia usará la tecnología solamente con fines pacíficos y no energéticos, y agregó que pretenden crear tres centros de medicina nuclear que construirán especialistas argentinos en La Paz, El Alto y Santa Cruz.

Por su lado, Morales destacó la importancia de las relaciones con Rusia, no solo para Bolivia, sino para toda América Latina, al destacar que se trata de un país que “lidera la lucha por un mundo multipolar, la soberanía de los estados y por el respeto al derecho internacional”.

Entre otros proyectos conjuntos, el mandatario resaltó la participación de empresas rusas en la exploración de yacimientos bolivianos de litio, los trabajos de ampliación del aeropuerto de Santa Cruz y en la construcción del Corredor Ferroviario Bioceánico Central.