“¡Bienvenidos al Siglo XXI!”, asumió la primera alcaldesa de Bogotá

Claudia López llegó a su asunción en bicicleta y se alejó de los actos formales en el acto que la convirtió en la primera mujer en llegar a la alcaldía de la capital colombiana. En su primer discurso, prometió una gestión enfocada en la lucha contra «el racismo, el clasismo, el machismo y la xenofobia».

“Prometo honrar su confianza y dar todo de mi para que nuestra Bogotá sea en los próximos 4 años una ciudad y región más cuidadora, incluyente y sostenible ¡Bienvenidos al Siglo XXI!”, subrayó.

De 49 años, la opositora al presidente de Iván Duque reivindicó su origen modesto, «sin cuna ni apellidos», así como su condición «diversa» tras su matrimonio con la senadora Angélica Lozano el 16 de diciembre. También hizo hincapié en su elección en un país gobernado históricamente por hombres de las élites liberal y conservadora.

«Gracias a todos por acompañarme en este momento tan especial de la vida al posesionarme como la primera mujer, mujer diversa, electa como alcaldesa en la historia de Bogotá«, manifestó López en su discurso de investidura.

La mandataria rompió con la tradicional ceremonia de posesión y organizó un acto en el parque Simón Bolívar, en el oeste de Bogotá, adonde llegaron cientos de personas que vibraron con sus palabras.

Emotiva y enérgica, López convocó a los bogotanos a construir una cultura ciudadana que destierre, «de una vez y para siempre el racismo, el clasismo, el machismo y la xenofobia, a través de una pedagogía de la igualdad».

Con siete millones de habitantes, la capital de Colombia es el mayor foco de las movilizaciones que se desarrollan desde el 21 de noviembre contra el gobierno de derecha que encabeza Duque. También recibe al 24% de los 1,6 millones de venezolanos que migraron por la crisis en su país.

La alcaldesa presentó una «agenda de cambio» para sus cuatro años de administración, centrada en el combate a la inseguridad, los atascos y la promoción de empleos y de educación gratuita y de calidad. Asimismo, en sintonía con su plataforma ecológica, prometió «reverdecer la ciudad».

Junto con ella asumieron los alcaldes, gobernadores y demás autoridades locales electas el 27 de octubre, en una jornada que deparó una dura derrota para el partido en el poder, el Centro Democrático, en las principales ciudades.