Barbados se independizará de la corona británica y tendrá una primera presidenta mujer

El proximo 30 de noviembre la isla Barbados dejará de pertenecer a un sistema monárquico para pasar a uno republicano. Si bien este pequeño territorio caribeño se había independizado del Reino Unido en noviembre de 1988, cuando ingresó a la ONU, su jefa de Estado seguía siendo hasta el momento la reina Isabel II de Inglaterra.

La isla, de acuerdo a su actual estatus, continúa siendo miembro de la Mancomunidad de Naciones (antiguamente Mancomunidad Británica de Naciones), una unión de 54 países en su mayoría antiguos territorios británicos.

Por ende, Barbados, que tiene cerca de 280.000 habitantes, es una monarquía constitucional con parlamento que tiene a Isabel II como jefe de Estado y a la gobernadora general como su representante en el territorio caribeño.

El 16 de septiembre pasado, la isla había anunciado su intención de poner fin a esta situación.

En caso de que lo cumpla, Barbados se uniría a Trinidad y Tobago, Guyana, Surinam y Dominica como países de la Comunidad del Caribe (Caricom) donde el jefe de estado es un presidente electo.

Sandra Mason, la gobernadora que se convertirá en presidenta

La elegida para llevar adelante el proceso republicano es la actual gobernadora general de Barbados, Sandra Mason. “Estoy muy feliz de informarle a nuestro pueblo hoy que nuestra dama de excelencia Sandra Mason ha aceptado mi nominación en el tiempo apropiado para ser la primera presidenta de nuestra nación”, dijo el sábado la primera ministra de Barbados, Mia Mottley.

La nominación de Mason ahora tendrá que ser respaldada por el Parlamento en la Cámara de Representantes y el Senado, tanto como miembros independientes y de la oposición.

El entonces primer ministro Freundel Stuart anunció en marzo de 2015 que el país sustituiría la monarquía por una república en 2016, lo que, de haberse llevado a cabo, hubiera coincidido con el 50 aniversario de la independencia de Barbados. Sin embargo, nunca llegó a concretarse. 

El último país que abandonó la jefatura de Estado de la reina Isabel II tras su independencia fue Mauricio, en 1992.