Avanza otra denuncia por torturas de Carabineros en Palo Alto

La Fiscalía Metropolitana Sur abrió una investigación contra el cuerpo policial por una agresión a otro joven en la zona, a quien habrían retenido por varias horas y trasladado hasta un lugar cubierto de púas para pegarle sin ser vistos. Luego, lo llevaron a la comisaría, donde continuaron con la golpiza, antes de dejarlo con múltiples heridas en la calle. Por los golpes, el hombre estuvo internado más de una semana. El parte médico señala que le perforaron un pulmón.

Se trata de un joven que fue violentado con golpes de pies, puños y bastón de servicio por alrededor seis funcionarios de Carabineros de Chile, todos de dotación de Fuerzas Especiales, quienes lo dejaron con lesiones de gravedad”, puntualizó el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que interviene en la mayoría de las causas por abuso de la fuerza de Carabineros. Esta es la tercera denuncia de este tipo en Palo Alto.

Esta agresión en particular ocurrió durante una protesta el 28 de enero, cuando un joven de 25 años saltó en defensa de una menor de edad que era detenida con violencia por los agentes, en las inmediaciones de la Plaza de la comuna.

En la denuncia, explicaron que después de intervenir para ayudar a la niña, el grupo de efectivos lo retuvo y lo trasladó hasta un lugar cubierto de púas donde le propinaron la paliza para luego llevarlo a una comisaría donde, nuevamente, lo golpearon.

“Durante el traslado a la unidad policial -la 20°Comisaría de Puente Alto-, continuó siendo brutalmente agredido con golpes e insultos durante todo el trayecto a la comisaría. Hay un momento en que es objeto incluso de amenazas de abuso sexual por una carabinera que participaba en el procedimiento, quien pidió vaselina amenazándolo con introducirle el bastón, lo cual claramente es un caso brutal de violencia policial. Lo amenazan de muerte, lo apuntan con la pistola y vociferan que quien le va a dar el tiro de gracia”, detalló Pablo Rivera, coordinador de litigios estratégicos del INDH.

Es la madre quien se acercó a hacer la denuncia al INDH, porque el joven estuvo internado desde entonces con fracturas costales y, de acuerdo a un parte médico del Hospital Sótero del Río, una de las fracturas perforó su pulmón. Recién cuando pudieron drenarlo, la víctima pudo respirar de forma adecuada.

Al presentar el caso, el INDH constató que se trata un caso de tortura, en tanto los policías generaron a la víctima “graves sufrimientos”, con el único fin de “castigarla por participar en una manifestación”.

Este es la tercera denuncia de agresiones de carabineros contra jóvenes. La primera que se dio a conocer fue la que afectó a Matías Soto, por la cual hay siete carabineros dados de baja. En ese caso, se probó que un grupo de efectivos lo redujeron a bastonazos, así como golpes de puño y patadas, tras lo cual lo dejaron tirado en el piso y huyeron. Por la golpiza, terminó con una fractura costal grave y tuvo comprometido uno de sus hombros.

La otra causa corresponde a un estudiante de Ingeniería del Inacap, quien resultó con múltiples contusiones en el cuerpo y fracturas en la nariz y en el arco ocular.