Avanza la privatización de las vacunas en el Congreso peruano 

En el marco de un álgido debate en la región respecto a la liberación de patentes de vacunas contra el coronavirus para democratizar su acceso, el Congreso de Perú analiza un proyecto de ley destinado a autorizar a empresas privadas a comprar y aplicar vacunas contra la covid-19

“El sector privado puede adquirir, importar, almacenar, distribuir, comercializar y aplicar la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 para destinar a los trabajadores, al núcleo familiar de estos y a un porcentaje no menor al 30% destinado para asistencia social dentro de la circunscripción territorial donde desenvuelve sus actividades económicas”, dice la iniciativa, citada por el diario limeño El Comercio.

Además, el proyecto busca autorizar a los gobiernos regionales y locales a importar, almacenar, distribuir y administrar vacunas contra la Covid-19 en todo el territorio nacional, y establece que el proceso de vacunación a cargo de las empresas privadas y los gobiernos subnacionales sea gratuito.

En la misma línea, propone al Ministerio de Salud como encargado de autorizar las empresas que podrán importar y aplicar vacunas.

La adquisición de las dosis, en tanto, responderá a criterios de cantidad de trabajadores que se empleen o miembros del núcleo familiar de los trabajadores.

Si la compra de vacunas se destina a asistencia social, entonces la cantidad no podrá ser menor al 30% del resultante de la suma de trabajadores dependientes más el personal del núcleo familiar.

Perú recibirá más de 800.000 dosis del laboratorio Pfizer en abril, 276.000 vacunas de AstraZeneca llegarán en este mes por el mecanismo multilateral Covax Facility, y en mayo, más de un millón, mientras continúan con las negociaciones con Johnson & Johnson, Sinopharm y el Instituto Gamaleya.

Bolivia, en el camino opuesto

Expertos de todo el mundo plantean que hoy en día la privatización no es la mejor solución ante la escasez de vacunas y enfatizaron la importancia de mantener la equidad en la distribución de dosis.

La capacidad de producción de las vacunas es además limitada, dado que estas hasta el momento solo pueden ser producidas por quienes tienen los derechos de propiedad intelectual con las patentes correspondientes. 

En ese sentido, el gobierno de Bolivia propuso recientemente la liberación mundial de las patentes de vacunas y medicamentos contra el coronavirus como vía para que “la humanidad se libere de la pandemia”.

“Si realmente queremos que la humanidad se libere de la pandemia, hay que liberar las patentes de las vacunas”, afirmó el canciller, Rogelio Mayta, en una reunión con el cuerpo de embajadores acreditados en La Paz.

El funcionario subrayó que “todas las farmacéuticas tienen que fabricar vacunas de una vez” porque “esa es la solución de verdad” para contener el avance de la Covid-19. 

“Si continuamos con este patrón de restricciones a la producción y acceso desigual, la humanidad se dirige a la profundización de las desigualdades internacionales, dejando a gran parte del mundo sin acceso a vacunas”, agregó Mayta.