Avanza en Chile el proyecto de ley para legalizar la eutanasia

La Cámara de Diputados de Chile aprobó en general este jueves el proyecto de ley de “Muerte digna y cuidados paliativos” que, cumpliendo determinadas condiciones establecidas en la iniciativa, permite que una persona decida y solicite asistencia médica para morir. Podrán solicitar asistencia profesional para terminar con la vida solo personas que hayan sido diagnosticadas con un problema de salud grave e irremediable.

Con 79 votos a favor, 54 en contra y 5 abstenciones, el documento logró el aval pero volverá a la Comisión de Salud para su discusión en particular, porque durante el debate parlamentario se introdujeron modificaciones.

Uno de los artículos que más polémica levantó fue el que autorizaba que mayores de 14 y menores de 16 años soliciten asistencia para morir. Finalmente, fue rechazada por no lograr el quórum suficiente en la sala. El apartado requería de 89 votos para su aprobación pero sólo contó con 74.

Parlamentarios del oficialismo, que cuenta entre sus adherentes al ala más conservadora de la derecha chilena, se mostraron a favor de la iniciativa, entre ellos Francisco Undurraga, Sebastián Keitel, Sebastián Torrealba, Andrés Celis y Andrés Longton.

En Chile, la eutanasia pasiva ya es legal desde el año 2012 a través de la ley 20.584. El artículo 16 se explicita que las personas que se encuentren en estado terminal pueden solicitar el término de sus tratamientos en cualquier momento, no obstante, aclara que “en ningún caso, el rechazo de tratamiento podrá implicar como objetivo la aceleración artificial del proceso de muerte”.

Los puntos centrales del proyecto

Algunos de los requisitos estipulados en la nueva propuesta señalan que al menos dos médicos distintos deberán diagnosticar la enfermedad o dolencia, ser mayor de 18 años, estar consciente al momento de tomar la decisión y en pleno uso de sus facultades mentales, cuestión que deberá ser certificada por un especialista.

Los equipos médicos, según el proyecto, también tendrán el derecho a ser objetores de conciencia, mientras que el paciente que decide solicitar la asistencia médica deberá designar a una o varias personas de confianza, mayores de edad y clasificadas por orden de preferencia y prelación, para que comuniquen al médico su voluntad.

El diputado del Partido Liberal y uno de los impulsores del proyecto, Vlado Mirosevic, indicó a la salida de la sesión en la sala que “hay una mayoría ciudadana que cree en la idea de que frente a la muerte, frente al sufrimiento extremo, la libertad individual debe estar por sobre una ley actual que te obliga a sufrir”.

“Es un triunfo del estado laico, un triunfo de las libertades y es un triunfo de la tolerancia”, agregó el diputado Mirosevic en declaraciones a medios locales.