Clima de odio y campaña: cuando se polariza el escenario y crece la violencia política

El pasado fin de semana, un dirigente del Partido de los Trabajadores de Brasil fue asesinado a tiros por un policía simpatizante de Bolsonaro. Según los testigos, el efectivo irrumpió en la fiesta de cumpleaños de la víctima -donde había carteles alusivos al PT y fotos de Lula- a los tiros mientras gritaba el nombre del mandatario de ultraderecha. Pese a ser el más grave, con un muerto, este no fue el único episodio de violencia que cruzó la campaña electoral presidencial de Brasil. En el último mes, hubo al menos dos atentados en actos de campaña contra el espacio que lleva como candidato al expresidente Lula da Silva.