Aumenta la mortalidad infantil en los estados del Amazonas por los incendios

Un estudio monitoreó el impacto del humo desprendido en el Amazonas en la salud de los niños: reveló que la mortalidad infantil aumentó entre mayo y junio en cinco de los nueve estados de la región. Las quemas afectan a toda la región dado que al menos cinco mil niños fueron hospitalizados con problemas respiratorios en las áreas afectadas, el doble que el año pasado.

Los datos surgen de un estudio del Instituto Fiocruz, especializado en epidemiología, que analizó datos de 700 municipios de los nueve estados de la región amazónica de mayo y junio, que corresponden al comienzo de la estación seca, cuando los incendios aumentan.

Los investigadores estimaron que el riesgo de hospitalización por problemas respiratorios en esos dos meses del año fue un 36% mayor para los niños menores de 10 años que viven en las ciudades más expuestas a los incendios forestales.

En estas ciudades, se registraron más de 5.000 hospitalizaciones infantiles en mayo y en junio, mientras que el promedio mensual de 2008 a 2018 para esos dos meses fue un poco superior a 2.500.

La contaminación afecta más a los chicos que a los grandes

Durante el período de sequía en la región, que coincide con la disminución de las precipitaciones regionales, la disminución de los niveles de humedad y el período de quemaduras, generalmente ya hay un aumento en el número de casos de enfermedades respiratorias, debido al aumento en emisión de contaminantes y la concentración de gases tóxicos en la atmósfera, comprometiendo la salud de la población. La situación, sin embargo, ha empeorado mucho con los recientes incendios.

Quemar madera puede generar una amplia gama de gases y aerosoles, muchos de los cuales son perjudiciales para la salud, principalmente debido a su pequeño diámetro y su capacidad para penetrar en el tracto respiratorio inferior.

Los niños son más sensibles a factores externos como la contaminación”, explica el investigador Christovam Barcellos de Icict / Fiocruz. “Su sistema inmune aún se está desarrollando y su sistema respiratorio está en formación. Son más susceptibles a las alergias “, amplió.

Además, explicó los niños pasan más tiempo al aire libre que los adultos y, por lo tanto, inhalan más contaminantes.

Los estados más afectados

En el estado de Rondonia (noroeste, fronterizo con Bolivia), la tasa de mortalidad de niños menores de 10 años por enfermedades respiratorias fue de 393 por cada 100.000 entre enero y julio de 2019, frente a 287 por cada 100.000 registrados en el mismo período del año anterior.

En Roraima (norte), un estado fronterizo con Venezuela, esta tasa aumentó de 1.427 por cada 100.000 entre enero y julio de 2018 a 2.398 por cada 100.000 durante los primeros siete meses de 2019.

Los últimos datos satelitales del Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE) muestran que hubo casi tantos incendios en la Amazonía de enero a septiembre como en todo el año pasado (66.750 contra 68.345 en todo todos 2018).

Si se comparan los períodos de enero a septiembre de este año y el año pasado, el aumento es del 41%. Las cifras muestran, sin embargo, que en septiembre hubo una disminución del 19% en comparación con el mismo mes de 2018.

El informe resaltó que la quema se produce en lo que se llama el Arco de la deforestación, que incluye los estados de Acre, Amapá, Amazonas, parte de Maranhão, Mato Grosso, Pará, Rondônia y Tocantins, generalmente de mayo a octubre.