Asunción presidencial entre críticas de la oposición y la ausencia de líderes internacionales

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asumirá este jueves un nuevo mandato en un clima de tensión con la oposición y la desaprobación de varios países de la región. La oposición amenazó con avanzar con una “ley de transición” de gobierno para expulsar a Maduro, frente a lo que el mandatario propuso disolver la Asamblea Nacional que se niega a reconocer el resultado de las elecciones.

Debido al conflicto interno, Maduro no jurará ante la Asamblea Nacional (AN, parlamento), como lo establece la Constitución, sino ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Con mayoría opositora, la AN no solo desconoce el próximo mandato de Maduro sino que ayer debatió un anteproyecto de “ley de transición” con el objeto de “ejecutar políticamente” un cambio de gobierno.

Como respuesta, Maduro replicó que está de acuerdo con una eventual disolución de la AN y un llamado a elecciones para renovarla, tal como propuso ayer un miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) integrada por oficialistas.

Asimismo, las fuerzas armadas ratificaron “su irrestricto apoyo y lealtad absoluta” al jefe del Estado, en un comunicado leído por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino.

En ese contexto, el TSJ, convocó formalmente al jefe del Estado para tomarle juramento el jueves, a las 10, por considerar que la AN se encuentra “en desacato”, según explicó ayer el presidente del tribunal, Maikel Moreno.

Paralelamente, escaló hoy el conflicto que enfrenta a Venezuela con 13 de los 14 países de la región que integran el Grupo de Lima y que declararon el viernes pasado que no reconocen la “legitimidad” del próximo mandato de Maduro y anunciaron que evaluarían medidas para sancionar a la administración chavista.

El canciller, Jorge Arreaza, citó esta mañana a los representantes diplomáticos de esos 13 países -entre ellos, el encargado de negocios de la embajada argentina, Eduardo Porretti- para entregarles una nota de protesta, tal como informó la cancillería venezolana en su cuenta en Twitter.

«Hoy se entregó a todos los gobiernos del ‘cartel de Lima’ esta nota de protesta diplomática, donde le exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el gobierno de Venezuela tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas para la defensa de la integridad de la soberanía», dijo Maduro en conferencia de prensa en Caracas.

Mientras tanto, Perú anunció que prohibió el ingreso en su territorio de Maduro y otras 92 personas vinculadas con el régimen chavista, entre funcionarios, jueces, empresarios y familiares. “Me parece que la decisión del Gobierno de Perú es una ridiculez, es una estupidez; no tiene ningún efecto”, respondió hoy Maduro.

El único miembro del Grupo de Lima que no firmó la declaración del viernes es México, que, sin embargo, enviará un funcionario de cuarto nivel -ni el presidente, ni el canciller, ni el embajador- a la asunción de Maduro.

Lo mismo hará Uruguay, pese a que su canciller, Rodolfo Nin Novoa, afirmó ayer que el Grupo de Lima “está por fuera de toda institución orgánica” y “no tiene competencias” para desconocer el nuevo mandato de Maduro.

Los únicos cuatro jefes de Estado o de gobierno que confirmaron su asistencia a la jura de Maduro son los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Cuba, Miguel Díaz Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y Osetia del Sur, Anatoli Bibílov, informó la televisora Globovisión.

El próximo mandato de Maduro es cuestionado por la oposición y por buena parte de la comunidad internacional porque en los comicios del 20 de mayo de 2018, en los que fue reelecto, no participó la mayoría de los adversarios del oficialismo, no se permitió la actuación de observadores independientes y votó menos de la mitad de los ciudadanos empadronados.