Asumió Lacalle Pou, con el ajuste y la seguridad como bandera

El centroderechista Luis Lacalle Pou, quien gobernará por el período 2020-2025 en un Ejecutivo de coalición, asumió el domingo la banda presidencial de Uruguay, tras 15 años de gobierno del progresista Frente Amplio. En su primer discurso, pidió “dejar de lado las cuestiones ideológicas” en el Mercosur, insistió en su promesa de campaña de reducir el gasto público y anunció una nueva estrategia para combatir la inseguridad, que incluye facultar a las fuerzas para que puedan pedir cédulas de identidad a cualquier ciudadano.

El exsenador alcanza la jefatura del Estado 30 años después de que lo hiciera su padre, Luis Alberto Lacalle Herrera (1990-1995), cuyo gobierno se caracterizó por una política de shock de ajuste fiscal, privatización de bancos estatales y alta desigualdad.

A pesar de querer separarse del legado de su padre durante la campaña, Lacalle Pou eligió para desfilar por las calles de Montevideo al Ford V8 Cabriolet de 1937, de color verde, que perteneció a su bisabuelo e importante político de finales del siglo XIX, Luis Alberto de Herrera.

Después de realizar el compromiso de honor constitucional ante la Asamblea General y antes de partir hacia la Plaza Independencia para recibir la banda presidencial de manos del presidente saliente Tabaré Vázquez, Lacalle Pou repasó en un discurso de 30 minutos los temas que serán prioridad de su gestión y anunció medidas concretas.

El político del Partido Nacional no se desmarcó mucho de las líneas trazadas durante su campaña electoral y sus apariciones públicas tras proclamarse vencedor en las elecciones de noviembre sobre el candidato del FA, Daniel Martínez.

Este gobierno tiene el compromiso de manejarse de manera austera, cuidaremos cada peso de los contribuyentes”, señaló, asegurando que impulsará “una verdadera regla fiscal”. “Todos sabemos que el ciudadano ya ha hecho el esfuerzo para sostener el gasto público y el aparato estatal”, amplió.

También se refirió a uno de los temas que más preocupan a la población y que los analistas apuntan como un factor gravitante para la derrota del FA: la inseguridad.

“Estamos ante una emergencia. El presupuesto en seguridad pública se ha multiplicado por cuatro desde 2005 y a pesar del gasto el deterioro es cada día mayor”, señaló nuevamente apuntando a los supuestos gastos en los que incurre el Estado. Por eso, anunció, este lunes convocará “a todas las jerarquías policiales del país para darles instrucciones claras respecto a la estrategia” a llevar adelante frente a “la enorme mayoría de los uruguayos que se sienten desprotegidos”.

Luego, en su primera entrevista como mandatario, ratificó que “los uruguayos se tendrán que acostumbrar a que les pidan la cédula” como mecanismo de control. “Va a haber una Policía presente”, adelantó.

Su política internacional

El Presidente pidió dejar de lado las ideologías en materia de integración regional. Sin embargo, la izquierda latinoamericana no estuvo representada en su asunción, por expreso deseo de las autoridades del nuevo Gobierno. Ni Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ni los de Nicaragua, Daniel Ortega, o Cuba, Miguel Díaz Canel, fueron invitados.

No debe importar el signo político de cada uno de los miembros del Mercosur (…) “Si dejamos de lado estas cuestiones ideológicas que nos pueden diferenciar, el bloque se va fortalecer en el concierto internacional”, dijo de todas formas el centroderechista al hablar sobre el bloque regional.

Banderas, cánticos, silbidos y aplausos referidos a la política internacional se colaron este domingo durante la ceremonia. Antes de la jura, los simpatizantes de Lacalle Pou aclamaron al presidente ultraderechista Jair Bolsonaro. A pocas cuadras de allí, algunos colectivos colgaron telas contra la militarización.

Las protestas en Chile también tuvieron un claro protagonismo en la jornada en las calles, ya que hubo algunas personas pidiendo la renuncia del presidente del país, Sebastián Piñera.

El rey de España, Felipe VI; los mandatarios de Brasil, Jair Bolsonaro; de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Iván Duque; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Bangladés, Abdul Hamid, fueron los seis jefes de Estado que acudieron a los actos protocolarios.

Otras autoridades que se hicieron presentes fueron la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell; el de Ecuador, Otto Sonnenhoizner; los cancilleres de México, Marcelo Ebrard; la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; y varios representantes de otros Gobiernos de todo el mun