Asumió en Venezuela la nueva Asamblea Nacional con mayoría chavista y desconocida por la oposición

La nueva Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, electa en los comicios de diciembre pasado, asumió este miércoles e inauguró sus sesiones con una amplia mayoría de legisladores chavistas, aunque en paralelo la oposición ratificó la continuidad del anterior parlamento al que define como legítimo representante del país.

Con una ofrenda floral e imágenes en recuerdo de Simón Bolívar y Hugo Chávez, los diputados afines al Gobierno de Nicolás Maduro iniciaron la ceremonia con la que tomaron posesión del órgano legislativo, informó el diario El Universal.

La mayoría chavista designó presidente de la AN al exministro Jorge Rodríguez y vicepresidentes primera y segundo a la exministra Iris Varela y el exgobernador Didalco Bolívar, en tanto el número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, capitán Diosdado Cabello, quedó como jefe de la bancada oficialista.

“Estamos aquí por mandato del libro del pueblo, porque una democracia está sustentada en el cuerpo de leyes, porque no hay democracia si no se respetan las normas”, indicó Rodríguez tras su jura junto a una Constitución.

El Gobierno reivindica que estos nuevos diputados son los legítimos legisladores para esta nueva etapa (2021-2025), con la que el chavismo retoma el control de la Asamblea Nacional tras cinco años.

Qué dijo la oposición

En paralelo y en un lugar alternativo, el sector más grande de la oposición, liderado por Juan Guaidó, el dirigente que decenas de países en el mundo siguen considerando como “el presidente interino” del país, entre ellos Estados Unidos, oficializó la continuidad del parlamento saliente.

“Estamos aquí de pie”, dijo Guaidó al tomar la palabra, en un discurso con el que apeló a la “institucionalidad” y defendió que su sector representa a una “mayoría” frente a Maduro, según reprodujo la agencia Europa Press.

“Mientras la dictadura intenta generar terror y militariza el Parlamento, estaremos instalando el nuevo periodo de la legítima Asamblea Nacional”, insistió y habló de una “continuidad constitucional” como única alternativa a la “situación atípica” que atraviesa el país.

“Al no haber diputados legítimamente electos para este nuevo periodo legislativo, corresponde al Parlamento electo en 2015 seguir en funciones hasta que haya una elección válida”, argumentó tras denunciar que, antes del acto, “esbirros de la dictadura” mantuvieron vigilada su residencia.

Las elecciones del 6 de diciembre pasado fueron boicoteadas por el sector liderado por Guaidó, lo que facilitó una amplia victoria del PSUV y sus aliados, que ocuparán 256 de los 277 escaños del parlamento unicameral.

Los comicios dejaron, además, otro resultado significativo: cerca del 70% del padrón electoral no votó.