Asumió el nuevo Congreso de Colombia con más mujeres y mayoría histórica de fuerzas progresistas

El Congreso de Colombia arrancó un nuevo periodo de sesiones por primera vez con mayoría de escaños pertenecientes a fuerzas de centroizquierda, lo que le permitirá al presidente electo, Gustavo Petro, poder llevar adelante su programa de reformas. 

Los legisladores que fueron elegidos en marzo por un período de cuatro años (2022-2026) ocuparon sus escaños en una ceremonia encabezada por el mandatario Iván Duque, quien dejará el cargo el 7 de agosto con una desaprobación del 65%, según una reciente encuesta de la firma Invamer. 

En su última intervención ante el Congreso, Duque defendió su obra de gobierno, sobre todo el manejo de la crisis económica y sanitaria que desató la pandemia, pese al rechazo popular. 

“Una pandemia de magnitudes nunca imaginadas golpeó al mundo entero y estuvo presente durante 30 meses de los 48 meses de nuestra administración, siendo el reto más grande que haya enfrentado presidente colombiano alguno”, sostuvo el mandatario saliente, quien fue interrumpido varias veces por los opositores que le gritaban “mentiroso, mentiroso”.

Su sucesor, el exsenador Gustavo Petro, contará con mayorías en el Senado de 108 bancas y la Cámara (baja) de representantes (187). Casi el 30% de los parlamentarios son mujeres, la mayor cifra jamás alcanzada en este país.

Alianzas y promesas de campaña

Para poder ganar las elecciones, Petro logró afianzar una gran alianza denominada Pacto Histórico, integrada por varias fuerzas progresistas, de centroizquierda. La bancada oficialista del nuevo gobierno contará con 63 bancas en el Senado y 109 en la Cámara, números que le permitirían aprobar las reformas de su plan de gobierno.

Entre ellas, Petro prometió durante la campaña fortalecer el papel del Estado, aumentar impuestos a las clases más ricas, suspender la exploración petrolera para dar paso a fuentes limpias de energía, negociar con grupos armados e implementar el acuerdo de paz de 2016 con la extinta guerrilla de las FARC. 

El mandatario electo también anunció que reanudará relaciones diplomáticas con Venezuela, rotas desde 2019, y transformará la policía tras la brutal represión en protestas masivas. Solo el año pasado murieron 44 personas manifestantes durante las movilizaciones contra el gobierno de Duque, según documentó la ONU.

Acuerdo de paz

Además están los 16 escaños de paz que ocuparán en su mayoría las víctimas del conflicto armado de casi seis décadas con los rebeldes de la ultraizquierda FARC.

El pacto que condujo al desarme de la que fuera la guerrilla más poderosa de América reservó los asientos por dos periodos legislativos hasta 2030, así como diez escaños para Comunes, el partido que surgió tras la firma de la paz.