1005 días de injusticia

Latinoamérica y el Mundo

Julian Assange, el fundador y editor de Wikileaks tuvo que pagar un precio muy alto por animarse a desentrañar los secretos de la Casa Blanca. Hace 1005 días que permanece en la embajada ecuatoriana sin poder salir por revelar sus maniobras. Esta es una cronología de una injusticia y narra cómo se dieron los sucesos desde que partió hacia aquel seminario en Estocolmo. 

Julian Assange

Fernando Falconi Calles- El Telégrafo (Ecuador) 

Agosto de 2010. Julian Assange es invitado para participar en un seminario en Estocolmo. Anna Ardin, cubana de nacimiento, era colaboradora de WikiLeaks y le ofreció hospedaje en su departamento. La señorita Ardin, cuando residía en Cuba, formó parte de las ‘Damas de Blanco’, grupo que protestaba contra el gobierno revolucionario. La otra mujer de esta historia es la sueca Sofía Wilen, de quien se conoce que era una radical militante feminista. Invita a su casa a Julian y reconoce que el sexo que mantuvieron fue consentido. Con estos antecedentes, se podría deducir que detrás de la denuncia de la supuesta violación estarían los servicios de inteligencia estadounidense y británico.

El 18 de noviembre de 2010, Suecia emite un comunicado de arresto contra Assange, por presunta violación y agresión sexual a dos mujeres. El 28 y 29 de noviembre la prensa mundial comienza a publicar parte de los 250.000 cables diplomáticos estadounidenses, que fueron proporcionados por WikiLeaks. El 7 de diciembre Assange se presenta ante la Policía en Londres. Con fecha 16 de diciembre de 2010, la Alta Corte de Justicia de Londres otorga libertad condicional a Julian, quien se aloja -bajo estricto control judicial- en casa de un amigo.

El 24 de febrero de 2011, un tribunal de Londres valida el pedido de extradición solicitado por Suecia, que es confirmado por la Alta Corte de Londres en noviembre. Frente a esta situación, Assange teme ser extraditado a EE.UU., en donde podría enfrentar juicios que lo sancionarían con la pena de muerte. El 19 de junio de 2012, Julian se refugia en la embajada de Ecuador en Londres y solicita asilo político. Con fecha 26 de agosto, la altiva y soberana República del Ecuador concede asilo político al refugiado, pese a las groseras y anacrónicas amenazas británicas de incursionar por la fuerza en nuestro territorio y detener al valiente periodista.

” Lo de fondo es que los documentos publicados por muchos periódicos de todo el planeta revelan maniobras que incomodan al imperio decadente. El cineasta estadounidense Oliver Stone tiene razón cuando afirma: ‘Assange y Snowden son héroes. Está demostrado que -a partir de 2003- se está violando el artículo cuarto de la Constitución de Estados Unidos’ ” 

El 25 de octubre de 2013, Ecuador exige un salvoconducto de Londres para que Assange viaje a Ecuador. La petición es negada desconociendo normas del Derecho Internacional que establecen que, una vez aceptada la solicitud de asilo político, se deberá extender un salvoconducto para que el refugiado pueda trasladarse al país otorgante.

El 25 de febrero de 2015 el abogado de Assange interpone un recurso ante el Tribunal Supremo de Suecia para anular la orden de arresto contra su cliente. La Fiscalía sueca propone enviar un magistrado para interrogar y tomar pruebas de ADN al asilado. El ‘apuro’ jurídico se explica porque en agosto de 2015 prescriben los cargos.

Lo de fondo es que los documentos publicados por muchos periódicos de todo el planeta revelan maniobras que incomodan al imperio decadente. El cineasta estadounidense Oliver Stone tiene razón cuando afirma: “Assange y Snowden son héroes. Está demostrado que -a partir de 2003- se está violando el artículo cuarto de la Constitución de Estados Unidos”. El mencionado artículo salvaguarda el derecho de los ciudadanos a la seguridad personal, de su casa, de sus documentos y efectos personales, contra cualquier tipo de búsqueda o confiscación injustificadas.

Julian permanece 1.005 días sin poder salir de nuestra embajada, en tanto que los responsables de muchos crímenes en varios lugares del planeta disfrutan de libertad… y poder.

 

Leer el artículo aquí