Asesinato de Ágatha: confirmaron que la bala que mató a la niña era de la Policía Militar

Avanza a paso firme la causa contra el policía militar que asesinó a la niña Ágatha Vitória Sales durante un operativo represivo, un caso que se convirtió en bandera contra la militarización en las favelas de Río de Janeiro. Un informe policial confirmó que la bala que mató a la niña provino de un arma de la Policía, en tanto una jueza aceptó investigar a Rodrigo José Matos, acusado por haber disparado contra la niña en septiembre. La Fiscalía lo había imputado meses atrás.

Ágatha Félix tenía 8 años y viajaba en una camioneta por las calles del Complejo do Alemao, al norte de Río de Janeiro, cuando fue alcanzada por un disparo de la policía. Masivas manifestaciones se realizaron desde entonces para reclamar Justicia por la niña, en un contexto de violencia represiva generalizada.

Antes de su muerte ya otros cuatro niños habían sido asesinado por el accionar policial de las fuerzas comandadas por el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, un defensor de la militarización que celebra la muerte de los sospechosos por las redes sociales y la TV.

La conclusión de la última pesquisa judicial confirmó la versión de los familiares de la niña y del conductor de la camioneta en el que se encontraba Ágatha cuando le dispararon.

De acuerdo al informe policial, la bala que penetró en el cuerpo de la niña “fue disparado desde la base de la PM hacia un poste de concreto, que se quebrantó, y uno de los fragmentos rebotó hacia abajo y llegó a la base del maletero de la camioneta, que rebotó de nuevo, cruzando el asiento trasero, golpeando fatalmente a la víctima”.

A raíz del nuevo material probatorio, la jueza Viviene Ramos confirmó la prisión preventiva del acusado y también señaló las inconsistencias de sus declaraciones. En su escrito, aclara que, según testigos, no hubo confrontación en la región donde la niña fue asesinada, lo cual debilita la versión de la policía de defensa legítima.

En su veredicto, la magistrada Viviane Ramos también determinó que se revoque la tenencia de arma de fuego del agente.

El caso

Según testigos, un policía disparó contra la camioneta aparentemente sin tener motivos y una bala «perdida» entró en el cuerpo de la niña, que falleció al llegar al hospital. El dolor por la muerte de la niña se adueñó del barrio entero. Vecinos y familiares de Agatha marcharon con globos amarillos para pedir “dejen de matarnos”. 

La conmoción nacional por la muerte de Agatha frenó al menos por uno días el paquete de leyes enviado al Congreso por Moro con el aval del presidente Jair Bolsonaro, quien en más de un discurso elogió el accionar de la policía al punto de hablar de «condecorar» a los agentes que maten a sospechosos.