Asesinaron al presidente de Haití, Jovenel Moïse: la crisis política detrás y los temores del mandatario sobre los golpes de Estado

Jovenel Moïse, el presidente de Haití desde 2017, fue asesinado esta madrugada en su casa. Un grupo de “individuos no identificados” entraron a la vivienda y dispararon contra él y su esposa, que resultó herida y fue hospitalizada. La noticia fue confirmada por el primer ministro saliente, Claude Joseph, quien adjudicó el ataque a “extranjeros que hablaban en inglés y español”, aunque no se sabe con exactitud quiénes conformaban el grupo comando. 

El país estaba sumido en una profunda crisis política, agravada por la pandemia de coronavirus.

Moise gobernó por decreto Haití después de que las elecciones legislativas previstas para 2018 se retrasaran. 

En febrero, inclusive, Moïse había advertido que “un grupo de oligarcas” estaba gestando un golpe de Estado en su contra y que estaban “utilizando la calle para desestabilizarlo”. Puntualmente, acusó a un grupo de familias vinculadas al sector eléctrico de intentar asesinarlo. 

Puso su mira en aquellas personas “que controlan los principales recursos del país, que siempre han puesto y quitado presidentes y que utilizar la calle para crear desestabilización”, 

El caos político se desencadenó tras las elecciones de 2015, finalizado el gobierno de Michel Martelly. Por denuncias sobre el proceso electoral, finalmente se tuvo que nombrar un presidente interno de otro partido, hasta que un año después la autoridad electoral reconoció la victoria de Moïse. Para entonces, la oposición ya lo acusaba de “dictador” por gobernar por decreto durante ese año. 

Mi mandato empezó el 7 de febrero del 2017 y termina el 7 de febrero del 2022. Entregaré el poder a su propietario que es el pueblo de Haití. Los oligarcas corruptos acostumbrados a controlar a los presidentes, a los ministros, al parlamento y al poder judicial piensan que pueden tomar la presidencia, pero solo hay una camino: elecciones. Y yo no participaré en esas elecciones”, había dicho por entonces en una entrevista en el diario El País. 

Además de la crisis política, en los últimos meses aumentaron los secuestros para pedir rescate, reflejo de la creciente influencia de las bandas armadas en el país caribeño. 

Quién era Moïse

Nació en Trou du Nord, departamento Nordeste de Haití, el 26 de junio de 1968. Hijo de un mecánico y agricultor y de una costurera, en 1974 se trasladó con su familia a la capital del país, donde hizo estudios secundarios en el liceo Toussaint y en el centro cultural del colegio Canado Haïtien, regentado por los Hermanos del Sagrado Corazón. 

Cursó estudios de Ciencias de la Educación en la Universidad de Quisqueya y en 1996 se trasladó a Port-de-Paix, capital del departamento de Nordoeste, donde creó la empresa Jomar Auto Parts y, poco después, explotó una finca de 10 hectáreas dedicadas al cultivo del banano.

En 2001, junto con la compañía Culligan, emprendió proyectos para llevar agua canalizada a zonas del Nordeste y del Nordoeste del país.

Luego se convirtió en secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití (CCIH). En 2008 fue socio de la empresa eléctrica solar y eólica Compagnie Haïtienne d’Energie (Comphener SA).

En 2012 puso en marcha, a través de su empresa Agritrans, en la que ocupaba el puesto de presidente-director general, el proyecto agrícola Nourribio en su localidad natal, una plantación platanera de una extensión de 10 hectáreas.

Abandonó los puestos de responsabilidad en Agritrans y el 15 de septiembre de 2015 lanzó su candidatura para las presidenciales de ese año por el oficialista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK).

Las convulsionadas elecciones y su llegada al poder

En la primera vuelta de las presidenciales de octubre de 2015, Moïse fue el candidato más votado, con el 32,76 % de los votos, y pasó a la segunda vuelta de diciembre junto a Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (LAPEH), quien obtuvo un 25,29 %. Pero, hubo denuncias de fraude masivo a su favor que obligó al aplazamiento electoral para revisar los resultados.

Celestin se negó a participar en la segunda vuelta el 24 de enero de 2016, por considerar que había parcialidad de este órgano electoral al consentir el supuesto fraude.

El país permaneció sin presidente al expirar el mandato de Michel Martelly el 7 de febrero de 2016, por lo que días después lo relevó de forma interina Jocelerme Privert, presidente del Senado.

El 6 de junio de ese año el nuevo Consejo Electoral Provisional (CEP) invalidó los resultados de octubre de 2015 y convocó nuevas presidenciales para el 9 de octubre, a las que concurrió Moïse por el PHTK. El paso del huracán “Matthew” días antes de la celebración de los comicios, con casi seiscientos muertos, obligó a su aplazamiento.

Consiguió la elección presidencial en la primera vuelta en noviembre de 2016, con el 55,60 % de los votos y asumió la presidencia en 2017.

Su presidencia 

Moïse relevó al frente del país al interino Jocelerme Privert.

En 2018, se desataron violentas protestas tras el anuncio de un alza en el precio del combustible.

No se aplacaron las manifestaciones, a las que se sumaron luego las denuncias de corrupción por los fondos de Petrocaribe. Las protestas se replicaron desde el 7 de febrero de 2019, coincidiendo con su segundo aniversario en el poder.

El 31 de mayo de 2019 la Corte Superior de Cuentas envió al Parlamento su informe sobre el destino de los fondos de Petrocaribe y apuntó que las empresas de Moïse y de su predecesor Martelly habían sido beneficiadas con proyectos millonarios que no se habían ejecutado. Desde entonces continuaron las manifestaciones con fallecidos.

A partir del 16 de septiembre los haitianos reclamaron directamente su renuncia en las calles, en medio de las denuncias de corrupción, la escasez de combustible, el hambre y la inseguridad. Eso llevó a la suspensión de las elecciones previstas para octubre, por lo que en enero de 2020 se clausuraron el Congreso y Senado, por finalización del mandato.

Pese a ese vacío, en marzo de 2020 nombró como primer ministro a Joute Joseph, que llevaba dirigiendo de forma interina el país desde hacía un año.

Este año, en 2021, se iban a celebrar las aplazadas elecciones legislativas, así como la convocatoria de presidenciales, para septiembre y noviembre, en las que Moïse no podía ser candidato.

Con una gran oposición de distintos sectores que querían que dejara el poder el 7 de febrero de 2021, ante una distinta interpretación de su mandato presidencial, que él considera finaliza en 2022, el Consejo Superior del Poder Judicial dictó ese día una resolución que daba por concluido su mandato al frente del país, que él tildó de intento de golpe de Estado, e incluso la oposición nombró presidente interino al magistrado Joseph Mécène Jean Louis.

El 5 de julio de 2021 nombró a Ariel Henry como nuevo primer ministro con la tarea de formar un Gobierno de consenso que integre a diferentes sectores de la vida política del país. El quinto nombrado por Moïse debería enfrentar la grave crisis de seguridad que atraviesa el país y apoyar la organización de las elecciones presidenciales y legislativas.