Asesinan a otros dos indígenas en el Cauca y ya son siete los muertos en una semana

Un indígena colombiano fue asesinado por desconocidos en una zona rural de Toribío, en el convulsionado departamento del Cauca, y se convirtió en la séptima víctima de una serie de homicidios de nativos registrados en menos de una semana en esa región. El crimen ocurrió pocas horas después del asesinato de un joven de 18 años, también indígena de la misma región.

«La situación en el Cauca se recrudece: autoridades del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) confirman el asesinato del comunero Jesús Mestizo en Toribío», afirmó en su cuenta de Twitter la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

La víctima fue asesinada cuando desconocidos lo esperaban cerca de su casa y le dispararon varias veces ocasionándole la muerte de forma inmediata.

Al asesinato de Mestizo se suma un atentado contra el coordinador de la guardia indígena del caserío de Tacueyó (Toribío), Arbey Noscue, cuando éste se encontraba en su casa y del cual logró huir.

De igual forma, anoche fue asesinado en Toribío Alexander Vitonas Casamachin, de 18 años, crímenes que en opinión del senador Feliciano Valencia «desarmonizan el territorio y el proceso comunitario».

El Cauca pasa por una espiral de violencia debido a la presencia de grupos armados ilegales que se han ensañado contra las comunidades indígenas con el objetivo de controlar el territorio para el narcotráfico.

En solo esta semana siete nativos fueron asesinados, cinco de ellos el pasado martes, cuando disidentes de las FARC dispararon a la autoridad neehwe’sx Cristina Bautista y a los guardias Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto.

Además de los indígenas, las autoridades encontraron el jueves cuatro cadáveres en el poblado de Santa Helena, en el municipio de Corinto, de un equipo que hacía trabajos de topografía, y otro más en Huasanó, en la localidad de Caloto.

La Unidad Nacional de Protección (UNP) denunció ayer que el escolta Fabián Eduardo Rivera fue asesinado aparentemente por disidentes que lo secuestraron en el municipio de Suárez (Cauca).

Estos múltiples crímenes fueron condenados por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos en un mensaje en su cuenta de Twitter. «Condenamos hechos violentos ocurridos en los últimos 2 días en norte del Cauca: el atentado contra Norbey Noscue, coordinador de guardia indígena de Tacueyo; y los homicidios de Fabián Rivera, Jesús Mestizo y Alex Vitonas Casamachin», refirió.

Ante este panorama, el presidente de Colombia, Iván Duque, hizo un llamamiento a los colombianos para que se unan con el objetivo de enfrentar el narcotráfico y ordenó el envío a ese departamento de 2.500 soldados para contrarrestar la crisis.