Arrancó la Constituyente en Chile: ¿Cómo será el proceso hacia la nueva Carta Magna?

La Convención Constituyente chilena comenzó a sesionar este martes. Se espera que se debatan las primeras propuestas de normas durante las próximas semanas para cumplir con el plazo del 4 de julio, en el que deberá estar terminado el texto que podría reemplazar a la Carta Magna de Augusto Pinochet.

“En este periodo vamos a ver lo que de verdad va a quedar en la propuesta de Constitución que luego debe ser ratificada en un plebiscito de salida. Esta primera semana vamos a analizar informes de cada comisión votando en general y, de ser aprobadas por dos tercios, pasarán a una votación en particular”, explicó la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros. 

En total serán 21 sesiones plenarias para cumplir con todas las comisiones hasta la fecha tope de esta etapa, el 22 de abril.

La Convención, cuyos miembros fueron elegidos de forma paritaria y con escaños reservados para pueblos indígenas, se instaló el 4 de julio pasado y en sus seis primeros meses se dedicó a construir una institucionalidad desde cero.

El plebiscito sobre el nuevo texto se celebrará en el segundo semestre de 2022, ya durante el mandato de Gabriel Boric, que asume la presidencia el 11 de marzo.

Las votaciones, punto por punto 

Según aclaró Quinteros, los potenciales artículos comenzarán a ser votados en general como informes, es decir, se vota por un informe que contiene cierta cantidad de artículos, que debe obtener dos tercios de los votos de los convencionales (103) para ser aprobado.

Posteriormente, en el caso de ser aprobado, se realizará una votación en particular, es decir, cada artículo por separado, que también deberá conseguir dos tercios de los votos para quedar definitivamente en el proyecto de Nueva Constitución.

En la votación en particular de cada artículo existen otras dos opciones en caso de no obtener el quorum requerido: obtener mayoría sin alcanzar los dos tercios y obtener minoría.

En el primer caso, el artículo vuelve a la comisión respectiva para recibir indicaciones, modificaciones y luego podrá ser reenviado a la votación en particular.

En el caso de que el artículo obtenga la minoría, se rechaza y no tiene posibilidad de volver a ser votado.

Cuando el proceso de votación termine, todas las normas aprobadas en particular serán reunidas por la mesa directiva en un texto, que seguirá su camino hacia la última etapa de la Convención Constitucional, que es la Comisión de Armonización, que se compone por 40 convencionales, quienes revisan detalladamente la calidad técnica y coherencia del texto, para también identifican posibles contradicciones entre las normas.

El texto revisado y corregido por la Comisión de Armonización se envía para una última votación en el Pleno.

Los convencionales tienen como plazo para entregar el proyecto de Nueva Constitución el 4 de julio de 2022, que deberá ser sometido a un plebiscito de salida en el que los chilenos votarán por aprobar o rechazar la nueva Carta Magna.

Cómo se llegó hasta la Convención 

Actualmente en Chile está vigente la Constitución de 1980, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Recién en noviembre de 2019, tras las movilizaciones y masivas manifestaciones del denominado estallido social de octubre de ese año se llegó a un acuerdo con la mayoría de los partidos del oficialismo y oposición para redactar una Nueva Constitución Política.

Las multitudes que tomaron las calles chilenas entonces señalaban a la actual Constitución como origen de la desigualdad y reivindicaban un nuevo modelo de Estado que garantizase la salud pública, la educación universal de calidad o una mejora de las pensiones.

El 25 de octubre de 2020, mediante un plebiscito nacional, se aprobó por amplia mayoría la redacción de la nueva Constitución. Para ello se eligieron más 155 convencionales en mayo de 2021.