El impasse del Mundial

Brasil y Latinoamérica y El Mundo

Detrás del Mundial de Fútbol hay geopolítica, conflictividades sociales, intereses mediáticos, políticos y económicos, además del fervor futbolístico. Estos aspectos son abordados por tres analistas con diversas miradas sobre el campeonato que comienza hoy. Y, más allá de estar a favor o en contra de la copa, cuando ruede la pelota todos estarán observando el partido.

Portal da Copa

Juan González Anaya – Revolución Tres Punto Cero (México)

Por su tradición futbolística, Brasil figura como uno de los principales candidatos a ganar cada edición de la Copa del Mundo. Este 2014, el llamado “Scratch du Oro” enfrenta un doble reto: coronarse campeón como local, y reivindicarse frente a las protestas sociales que ha causado en Brasil la organización del Mundial.

Desde 1930 se han realizado 20 ediciones del Mundial. Tan solo cinco selecciones nacionales levantaron la Copa del Mundo como anfitriones del torneo: Italia en 1934, Inglaterra en 1966, Alemania Federal en 1974, Argentina en 1978, y Francia en 1998. Es decir, de acuerdo con el récord histórico, solo un cuarto de los anfitriones logra coronarse frente a su gente.

Por su parte, la selección de Brasil se ha proclamado campeona del mundo en cinco ocasiones: en Suecia 1958, en Chile 1962, en Italia 1970, en Estados Unidos 1994, y la más reciente en Corea y Japón 2002.

En contraste, en la “cancha” social Brasil ha enfrentado problemas como desalojo de favelas en las ciudades sede, protestas de grupos indígenas y estudiantiles, incidentes laborales en la construcción de estadios, así como huelgas de trabajadores, durante su preparación para alojar el Mundial 2014.

“En la ‘cancha’ social Brasil ha enfrentado problemas como desalojo de favelas en las ciudades sede, protestas de grupos indígenas y estudiantiles, incidentes laborales en la construcción de estadios, así como huelgas de trabajadores, durante su preparación para alojar el Mundial 2014”

Pese a que desde 2003 las tasas de pobreza e indigencia en Brasil tienen una tendencia a la baja, de acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), ese organismo de Naciones Unidas estima que en 2012 el 18.6% de los  brasileños se encontraba en situación de pobreza. La Cepal estima en 37 millones 478,442 el número de pobres en Brasil, un país con una población de 201 millones, 497,000 personas.

De esa manera, además de enfrentar al resto de selecciones, la “Verdeamarela” –como también se le llama a la selección brasileña de futbol– tiene otros dos obstáculos para alzar la Copa del Mundo este 2014: el récord negativo de los anfitriones en el plano deportivo, y otro que trasciende la cancha: la pobreza que aqueja a Brasil.

La escuadra dirigida por Luiz Felipe Scolari, y que cuenta con figuras como Neymar Jr, Dani Alves o Thiago Silva, tiene como objetivo lograr el “hexa” este 2014. El primer rival de Brasil en el camino rumbo a la final del 13 de julio en Río de Janeiro es Croacia. Otro “Maracanazo” sería un doble fracaso para el “Scratch du Oro”.

María C. Vázquez* – EL Telégrafo (Ecuador)

La sede del Mundial es una gran vitrina para mostrarse al mundo, con oportunidades enormes en la dinamización económica mediante la inyección de capitales de empresas transnacionales, publicidad e inversiones que cambian inclusive el diseño urbano de ciudades enteras.

En Brasil, los 12 estadios costaron $ 6.700 millones. La inversión pública y privada sumó $ 63.000 millones y para la infraestructura en telecomunicaciones, $8.100 millones. Es el Mundial más caro de la historia y quizá el más polémico en un país de fuertes desigualdades sociales.

¿Por qué fueron Alemania, Japón o Estados Unidos sedes? ¿Por qué ahora Brasil 2014? ¿Por qué serán Rusia 2018 o Catar 2022 las próximas sedes? Imaginemos la cancha como un gran mapamundi. Vamos a encontrar un ejemplo claro de cómo el balón también juega a la geopolítica. Esta estudia la correlación de fuerzas entre países, cómo estos se conectan o se invaden, cómo se asocian para competir, producir, comercializar y ganar espacios de poder económico. Y esto no solo es terreno de la política, sino también del fútbol, que tiene muchas cosas en común.

En esta lógica aparece el bloque de países llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que configura un nuevo panorama de relaciones, que refleja un proceso de debilitamiento y disolución de las hegemonías clásicas.

De estos 5 países da la ‘casualidad’ que Brasil, Rusia y Sudáfrica han sido y serán sedes del Mundial. En términos futbolísticos, este sería el equipo joven y audaz. La estrella es China, que a finales de este año, según el Banco Mundial, será la primera economía del planeta.

“Con estos jugadores o economías emergentes en claro ascenso, los BRICS han logrado balancear el partido, incluyendo a la FIFA (más que árbitro, es el jugador número 12), que a estas alturas del partido juega al mejor postor”

El otro equipo es el grupo G-7. Representa el 37% del PIB mundial y viene asociado desde 1973. De este grupo, Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia fueron sedes. Este sería el equipo que pierde hegemonía, pero dentro de un partido intenso que aún no acaba.

Con estos jugadores o economías emergentes en claro ascenso, los BRICS han logrado balancear el partido, incluyendo a la FIFA (más que árbitro, es el jugador número 12), que a estas alturas del partido juega al mejor postor.

¿Cómo entender la designación de Catar? Por ahora no pertenece a ningún club, pero no descuidemos que posee la tercera reserva de gas natural del mundo -que lo convierte en el país con mayor renta per cápita del planeta- y alcanzó el índice de desarrollo humano más alto del mundo árabe.

 Mis hijas me preguntan, ¿cuándo será Ecuador la sede del Mundial? Yo solo sonrío por su inocencia, pues a más de fútbol les toca aprender sobre capitalismo sin escrúpulos, transnacionales, negociados y sobre geopolítica y poder. Les toca ver más allá de las bambalinas, las luces y la fama.

* Secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Competencias.

Brasil 247 (Brasil)

Brasil despertó el jueves aliviado, luego que los empleados del metro de Sao Paulo rechazaran continuar una huelga considerada ilegal por la justicia y que permitirá el funcionamiento normal del medio de transporte recomendado para llegar al estadio Arena Corinthians, el Itaquerao, donde a las 3.15 de la tarde se iniciará la fiesta inaugural del Mundial de Fútbol 2014 con la presencia de la presidenta Dilma Rousseff y 12 jefes de Estado, además del secretario general de la ONU.

El gobierno consiguió alejar también los fantasmas que levantaba la gran capacidad de movilización del Movimientos de los Trabajadores Sin Techo (MTST), con el que negoció y logró que pusiera punto final a sus protestas contra el Mundial.

Apenas en Río latía una amenaza de paro de tripulaciones aéreas, pero la justicia dictó un amparo prohibiéndola.

Algunos manifestantes intentaron cortar en la mañana del jueves la avenida Radial Leste de Sao Paulo, que conduce a la zona de Itaquera, donde se levantó el estadio mundialista, pero fueron dispersados con gases por la policía, que dijo que esa vía no será interrumpida.

En las cercanías del estadio ya había movimiento, especialmente de los voluntarios que trabajarán en el evento, y sólo las personas con credencial podían acercarse a la arena.

Así, el Mundial regresa a Brasil después de 64 años.

Serán 64 partidos de fútbol, incluida la final del 13 de julio en el Maracaná.

“El gobierno, e
n tanto, defiende los legados del Mundial, entre ellos la mejora en la infraestructura de 12 ciudades, en las que aeropuertos y transporte público fueron modernzados”

En cada una de las 12 ciudades sede fue adoptado un esquema diferente para el uso del transporte público y estacionamiento de autos particulares.

También cada ciudad definió reglas propias sobre horarios de funcionamiento de organismos, bancos y comercios durante los días de partido, pero será feriado en la sede cada vez que juegue Brasil, mientras que en el resto del país la actividad será reducida al menos dos horas antes de cada cotejo.

Las vacaciones escolares comenzaron -previamente se había adelantado el inicio de las clases- y los alumnos volverán a las aulas el 14 de julio.

Dentro de cada estadio, los aficionados deberán atender las reglas de la FIFA.

No será posible ingresar a los estadios con tablets o mochilas grandes.

Tampoco se permitirán instrumento que produzcan ruido excesivo.

Casi 4 millones de visitantes -600.000 extranjeros- se movilizarán por Brasil durante el evento, lo que dejará a la economía unos 3.000 millones de dólares.

La seguridad del evento y de las delegaciones ha sido una prioridad del gobierno y los órganos estaduales. Fueron montados centros de monitoreo y 157.000 agentes -entre ellos militares- fueron desplegados para cuidar el torneo.

“Pese al clima festivo en algunos lugares del país, muchos brasileños consideran que los gastos de más de 11.000 millones de dólares en la realización del Mundial fueron excesivos”

Además, 10.000 profesionales de la salud estarán a cargo atender situaciones de emergencia durante el Mundial.

Pese al clima festivo en algunos lugares del país, muchos brasileños consideran que los gastos de más de 11.000 millones de dólares en la realización del Mundial fueron excesivos.

El gobierno, en tanto, defiende los legados del Mundial, entre ellos la mejora en la infraestructura de 12 ciudades, en las que aeropuertos y transporte público fueron modernzados.

Los medios de comunicación también jugarán su Mundial.

Unos 19.000 periodistas de todo el mundo se acreditaron para cubrir la fiesta global del fútbol.

De ese total, un increíble número de 1.496 profesionales de la prensa fueron acreditados por el gigante multimedios brasileño Globo, que cubrirá los 64 partidos del Mundial.

Según datos del diario Valor, serán 26.000 estadías en hoteles, 4.050 pasajes de avión y 60 equipos de cobertura desplegados por la mayor industria de medios de Brasil.

 

Leer artículo de Revolución Tres Punto Cero aquí

Leer artículo de El Telégrafo aquí

Leer artículo de Brasil 247 aquí