El costo de construir otro modelo

Argentina

Un reinado financiero, gobiernos de países centrales débiles ante los mercados y la derecha internacional atacando, a través de los medios leales, a los gobiernos que tuvieron el coraje de rechazar los dictámenes del Consenso de Washington. Son todos elementos sobre los que reflexionan diversos analistas en torno a los fallos estadounidenses a favor de los fondos buitre.

Jubilee Campaing

Emir Sader – Página 12 (Argentina)

La nueva acción de los fondos buitre en contra de Argentina es parte de una contraofensiva más amplia de la derecha internacional en contra de los países progresistas de America latina. Conducida por sus principales voces en los medios –Financial Times, Wall Street Journal, The Economist, El País–, atacan sistemáticamente a esos gobiernos, que no han aceptado los dictámenes del Consenso de Washington. Y por eso mismo han logrado sortear la recesión capitalista internacional, que se ha instalado ya hace más de 6 años en el centro mismo del sistema, arrasando los derechos sociales, sin plazo para terminar.

Por eso los países latinoamericanos que siguieron creciendo y distribuyendo renta, disminuyendo la desigualdad que aumenta exponencialmente en el centro del sistema, son un factor de perturbación, son la prueba concreta de que otra forma de enfrentar la crisis es posible. Que se puede distribuir renta, recuperar el rol activo del Estado, apoyarse en los países del Sur del mundo y resistir a la crisis.

“Es crucial para las grandes potencias intentar voltear esta alternativa al Consenso de Washington”

Por eso la contraofensiva actual, que busca demostrar que ya no habría más espacio para que la economía de esos países siguiera creciendo; que los avances en las políticas sociales no serían tales; que el tema de la deuda no estaría todavía resuelto. Es crucial para las grandes potencias intentar voltear esta alternativa al Consenso de Washington.

La nueva ofensiva en contra de Argentina tiene que ser contestada por todos los gobiernos latinoamericanos que son, en distintos niveles, igualmente víctimas del capital especulativo, que se resiste a reciclar las inversiones productivas que necesitamos. Es hora de que los gobiernos de los otros países de la región no sólo acompañen a las misiones argentinas, sino que también asuman la disposición de imponer impuestos a la libre circulación del capital financiero. Una medida indispensable, urgente, que sólo puede ser asumida por un conjunto de países en forma de unidad.

Tantos países del mundo han mirado hacia América latina para entender cómo han podido sacarse de encima sus deudas externas. Ellos mismos miran ahora hacia Argentina porque saben que se juega aquí mucho más que simplemente el 7,6 por ciento de la deuda remanente. Se juega la soberanía de los países frente a los que quieren doblegarlos con el peso de las deudas contraídas por los gobiernos sumisos al FMI y a sus voceros.

Editorial – La República (Uruguay)

Expresamos nuestra más absoluta solidaridad con el país hermano ante la prepotencia y la impunidad con que actúan los grandes especuladores internacionales en un mundo regido por un orden esencialmente injusto. Un mundo amoral en que la economía prevalece por encima de la política y en el que todo está supeditado a lo financiero.

Ese es el verdadero rostro del capitalismo en su etapa más rapaz, la del entronizamiento del neoliberalismo. Algunos dicen que el capitalismo no tiene ideología, pero nosotros entendemos que sí la tiene: es una ideología profundamente inmoral, basada en el egoísmo más descarnado y con el afán de lucro como sustento doctrinario. Ello trae aparejados otros “valores” tales como el éxito personal medido exclusivamente en cuestiones materiales, la insolidaridad y la alienación que produce la codicia.

 “Un mundo amoral en que la economía prevalece por encima de la política y en el que todo está supeditado a lo financiero”

Paralelamente a esta escala de valores -que viene desde la Edad Media- en los años ochenta el neoliberalismo impuso lo que se conoce como el “pensamiento único”, una suerte de tablas de la ley de esa corriente económica. El endiosamiento del mercado como único factor de regulación y de equilibrio, y la consiguiente demonización del Estado, percibido como un factor de retraso y de freno a la marcha de la economía.

Incluso la socialdemocracia en general -y la europea en particular- parecen haber sucumbido a los cantos de sirena del neoliberalismo y aceptado sus “verdades”. Las consecuencias de esto están a la vista: Europa atraviesa una de las peores crisis sociales de la historia y las recetas para salir de ella son las recomendadas por el Banco Central Europeo, ante el cual se postran los gobernantes impotentes.

Alejandro Robba – Tiempo Argentino (Argentina)

Nuestro país ha gastado todos los cartuchos legales para evitar las trabas que este juez le puso a la reestructuración de la deuda externa argentina. Porque, no nos engañemos, los U$S 1330 millones ya son anecdóticos, lo que el fallo intenta es forzar a la Argentina al default técnico y dejar un precedente para cualquier otro país que se anime a futuro a una reestructuración de deuda como la nuestra, que ha mostrado resultados favorables tanto en términos de desendeudamiento como en crecimiento económico, inclusión social y mejoras distributivas. Si este “mal ejemplo” se extiende: ¿Cómo seguir aplicando religiosamente ajustes con el manual del FMI para obtener los excedentes necesarios para pagar deuda si se puede crecer, incluir y pagar al mismo tiempo como lo hizo nuestro país hasta ahora? Por esta razón es que se mantuvo una posición dura y soberana tanto en la renegociación de la deuda como en el “juicio del siglo”, y no se debe ahora entrar en la provocación o responder a las bravatas del juez. En efecto, la estrategia del tándem buitres-Griesa es mostrar un gobierno que no acata los veredictos de la justicia norteamericana o realizar declaraciones rimbombantes contra funcionarios argentinos, esperando una reacción política desde nuestro país, que pueda ser utilizada como disparador de alguna resolución contraria a los intereses nacionales. Al juez neoyorquino le parece mal que la presidenta haya sentenciado que sus protegidos son un grupo de extorsionadores, pero no hemos escuchado nada igual cuando estos mismos personajes a través de la fachada de la American Task Force Argentina (ATFA) promueven en Washington, a través de gastos en lobby de más de U$S 3 millones –denunciado por la Embajada argentina en EE UU– cartas a legisladores norteamericanos con ánimos de socavar permanentemente la performance de la economía argentina. Además, reclaman sanciones concretas como el retiro del GSP (Sistema General de Preferencias Arancelarias), o ser removidos como miembro permanente del G-20, o que voten en contra de nuestro país en los organismos multilaterales de crédito.

“Lo que el fallo intenta es forzar a la Argentina al default técnico y dejar un precedente para cualquier otro país que se anime a futuro a una reestructuración de deuda como la nuestra, que ha mostrado resultados favorables tanto en términos de desendeudamiento como en crecimiento económico, inclusión social y mejoras distributivas”

Griesa, como justificación de su decisión utiliza el concepto pari passu, o principio de igualdad pero sólo beneficia al 1% de los acreedores.

Un hecho de justicia y racionalidad indicaría que la presión de un grupo muy pequeño de especuladores seriales no debiera ser considerado frente a una abrumadora mayoría que posee en la actualidad una deuda normalizada y un Estado soberano que cumple el compromiso asumi
do.

La fórmula es cómo, cuánto, cuándo y dónde pagar, tarea no menor para los funcionarios argentinos. Una mirada de largo plazo, responsable y pensando en las generaciones futuras requiere, al menos, llegar al partido infiltrado, pero con litros de te de tilo.

Pablo Fernández – Telesur (Venezuela)

Esta decisión viene a golpear los esfuerzos sostenidos con que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner  llevan 10 años defendiendo  e impulsando la economía argentina, dándole estabilidad al país y generando alianzas estratégicas con varios naciones de la región que comparten una posición antiimperialista frente a los intereses perversos de EEUU.

“Los gobiernos hermanos de la región deben activarse, pronunciarse y actuar en los foros internacionales ante esta arremetida imperial”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha sido categórica: “… hay que diferenciar lo que es una negociación, de lo que es una extorsión”. Argentina ha demostrado capacidad de pago y ha honrado deudas en años anteriores, o generado acuerdos específicos como en el caso del Club de París.

Tal como lo ha planteado el presidente José (Pepe) Mujica, los gobiernos hermanos de la región deben activarse, pronunciarse y actuar en los foros internacionales ante esta arremetida imperial que hoy golpea a la Argentina, pero mañana puede perfectamente tocar a cualquiera de nuestra naciones.

¡Hay que echarle un buen chinazo a los buitres antes que alcen vuelo!

Federico Vázquez – Télam (Argentina)

Si la endeble economía mundial -donde asoman restricciones ya no sólo en las economías del primer mundo, sino en varias regiones emergentes- sigue su curso, muchos otros países de distinto calibre tendrán motivos para preocuparse por la reciente decisión de los tribunales norteamericanos.

Resulta evidente que no estamos en un ciclo de “normalidad”, sino de excepción, donde una forma de acumulación y concentración económica, que tuvo vigencia en las últimas décadas, da muchos indicios de estar agotándose. Sin embargo, como suele suceder, los que fueron privilegiados en ese esquema, intentan prolongar la agonía todo lo que pueden. Eso se traduce en algo muy visible que no es, sin embargo, una conspiración internacional. Más bien, todo lo contrario. Lo que aparece como visible es la inacción de los gobiernos de los países centrales para gobernar esa dinámica financiera híper recalentada. El gobierno de Obama, que había explicitado su deseo de que la Corte Suprema oiga algunas razones de peso en el caso argentino no jugó, finalmente, ningún papel relevante, aún cuando la decisión puede volver más caóticas las reglas financieras internacionales. Los distintos gobiernos europeos y las instituciones de la Unión Europea continúan con el “dejar hacer” de los mercados, aún cuando las últimas elecciones en el Viejo Continente pusieron en coma a varios sistemas políticos nacionales, ya sea con opciones por izquierda o por derecha.

“Es este escenario en transformación, donde lo que prima es un vacío de poder antes que un “orden”, ya sea establecido o alternativo, el que encuentra a la Argentina en su puja con los fondos buitre”

Sin ser apocalípticos, ese “desgobierno” económico, tiene también un sendero geopolítico rastreable. En los últimos días, quedó evidenciado que Estados Unidos, después de una década de presencia en el terreno, no logró ni siquiera una estabilidad aparente en Irak y el gobierno de Obama acaba de avisar, con criterio, que ya no tiene para jugar una carta militar fuerte. En definitiva, que no hay plan. Algo parecido se puede decir de la diplomacia europea y Ucrania: fueron eficaces para ayudar a derrocar al gobierno pro ruso, pero quedaron inmóviles ante la consecuencia casi obvia de la guerra civil y el peligro de quedarse sin el gas de Moscú.

En definitiva, son tiempos de gobiernos débiles, sacudidos por la estela de las grandes desregulaciones económicas de los años 80 y 90.

Es este escenario en transformación, donde lo que prima es un vacío de poder antes que un “orden”, ya sea establecido o alternativo, el que encuentra a la Argentina en su puja con los fondos buitre. Por momentos muy solitaria, en otros con acompañamientos de los países amigos. Siempre en situación de incomodidad y fragilidad, propia de una pelea que se da en medio de un mundo con reglas que ya no funcionan, pero donde las nuevas todavía no se escribieron.

 

Leer artículo completo de Página 12 aquí

Leer artículo completo de La República aquí 

Leer artículo completo de Tiempo Argentino aquí

Leer artículo completo de Telesur aquí

Leer artículo completo de Télam aquí