Ante las críticas, Estados Unidos suspendió las deportaciones de guatemaltecos

El gobierno de Donald Trump canceló este jueves las expulsiones de migrantes guatemaltecos por la pandemia de coronavirus. Washington había retomado el lunes los vuelos de deportación tras suspenderlos durante una semana, pero en ese mismo momento medios locales confirmaron que al menos 10 mil migrantes habían sido expulsados desde el comienzo del brote de Covid-19. La información encendió las alarmas de los países centroamericanos por la crisis sanitaria. 

«La decisión de pausar los vuelos fue consensuada. Al momento no hay una fecha de reanudación de los mismos», señaló el vocero de la cancillería guatemalteca Joaquín Samayoa. El anuncio se dio dos días después de que varios sectores del país exigieran transparencia al gobierno sobre el número de contagios de coronavirus entre los migrantes deportados.

Las controversias sobre la cifra de deportados con Covid-19 surgieron después de que el ministro de Salud, Hugo Monroy, asegurara el martes ante el Congreso que entre el 50% y el 75% de las 41 personas que llegaron a Guatemala en un vuelo en marzo dieron positivo por coronavirus. 

Horas después, el funcionario envió a periodistas un mensaje grabado en el que se limitó a decir que los contagiados eran «varios», sin más detalles. La vocera del ministerio, Ana Lucía Gudiel, aseguró luego, sin embargo, que solamente cinco personas deportadas de Estados Unidos habían dado positivo por COVID-19.

Trump mantuvo las deportaciones pese a la emergencia sanitaria provocada por la expansión del nuevo coronavirus y solamente suspendió los vuelos en Semana Santa. Estados Unidos deportó en marzo a 2.938 migrantes ilegales guatemaltecos, un 34 % menos que en febrero, según datos oficiales.

«La situación es que hay vuelos donde nos vienen deportados con fiebre y así suben a los aviones y nosotros automáticamente aquí los evaluamos y es donde nosotros les hacemos la prueba inmediatamente y nos han salido positivos muchos de ellos», dijo el ministro Monroy en el Congreso. Desde el primer caso de coronavirus en un expulsado, Estados Unidos envió más de mil migrantes de regreso a Guatemala vía aérea.