Áñez podría ser enjuiciada por las masacre de Senkata y Sacaba

La Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia determinó la apertura de un juicio a la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, por las masacres de Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto), donde murieron 37 personas, la mayoría de ellas por impacto de bala.

La comisión especial del Parlamento que investiga las masacres sugirió abrir un proceso penal también en contra de los ministros  Karen Longaric, de Relaciones Exteriores; Yerko Núñez, de la Presidencia; Arturo Murillo, de Gobierno; Fernando López, de Defensa; Álvaro Coímbra, de Justicia; Álvaro Rodrigo Guzmán, de Energías, y María Pinckert, de Medioambiente y Agua.

El informe de esa instancia pasó al pleno del Legislativo, en el que deberá ser aprobado o rechazado por dos tercios.

De acuerdo a la comisión, Jeanine Áñez también deberá responder ante la Justicia por la firma del Decreto Supremo 4078 con el cual autorizó a las Fuerzas Armadas a realizar operaciones para restablecer el orden público y eximió a los militares de cualquier responsabilidad penal.

Al conocer la decisión en su contra la presidenta de facto, a través de su cuenta de Twitter, apuntó contra el MAS, dijo que “recupera su costumbre de enjuiciar a los que piensan distinto”. 

Tras la renuncia forzada de Evo Morales, en noviembre de 2019, las fuerzas militares reprimieron violentamente manifestaciones realizadas en Senkata, en El Alto, contigua a La Paz, y Sacaba, en el departamento Cochabamba. En esas operaciones militares y policiales murieron 37 personas, 27 de las cuales fallecieron por impactos de balas.

Las familias de las víctimas aguardan el esclarecimiento de los hechos en aquellos días. Hasta la fecha, la investigación se desarrolla sobre la base de la información proporcionada por personas civiles.