Añez dio por finalizadas las clases en Bolivia y Unicef lamentó la decisión

De manera anticipada, con la pandemia de coronavirus como contexto, el gobierno transitorio de Jeanine Áñez informó el fin del año escolar en Bolivia argumentando que los estudiantes de áreas rurales carecen de acceso adecuado a internet por lo que no podrían conectarse para seguir con la cursada. Desde Unicef repudiaron la decisión y la calificaron como “una terrible pérdida” para los niños.

La mandataria interina dijo que la decisión fue tomada “para cuidar la salud de los bolivianos”, especialmente de los niños. Los gremios docentes y los colegios privados se sumaron al repudio de Unicef y también se manifestaron en contra de terminar el ciclo lectivo. 

Bolivia acumula hasta la fecha más de 80.100 contagiados por covid-19 y 3.153 fallecidos, sobre una población de 11 millones de habitantes.

“UNICEF manifiesta su preocupación por el cierre anticipado del año escolar, lo que representará una terrible pérdida para los niños, niñas y adolescentes de Bolivia”, afirmó el organismo en un comunicado.

“El derecho a la educación es universal, por lo que necesitamos actuar con urgencia y unidad para brindar alternativas formales de educación”, añadió Unicef.

Según la comunicación oficial, los maestros del sector público seguirán recibiendo sus sueldos mensualmente, mientras que los dueños de colegios privados afirmaron que no están en condiciones de seguir pagando a sus docentes y otros empleados, porque los padres de familia dejarán de pagar las cuotas mensuales.