Áñez celebró la proscripción de Evo Morales: “Somos los únicos que podemos evitar que vuelvan”

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, celebró la proscripción de la candidatura a senador de Evo Morales al afirmar que la decisión se tomó “con la ley en la mano, sin violencia y sin enfrentamientos”. Áñez, que aspira a seguir en la presidencia tras los comicios del 18 de octubre, reaccionó en Twitter reivindicando que se logró frenar al Movimiento al Socialismo (MAS) “en dos oportunidades”. “Somos los únicos que podemos evitar que vuelvan y que Evo Morales quede impune porque respetamos la ley y amamos la democracia”, señaló.

Morales, por su parte, calificó de “ilegal e inconstitucional” la decisión del tribunal de inhabilitarlo aunque prometió acatar la orden. “La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo”, advirtió.

El Tribunal Departamental de Justicia de La Paz rechazó un recurso de amparo interpuesto por la defensa del exmandatario y ratificó su inhabilitación para postularse a una banca en el Senado en las elecciones generales del 18 de octubre próximo.

De este modo, el tribunal dejó firme la resolución de inhabilitarlo que había adoptado en febrero pasado el Tribunal Supremo Electoral (TSE) porque Morales no cumple el requisito legal de residencia en el país en los dos años inmediatos anteriores a los comicios.

Morales vive desde noviembre pasado en la Argentina, luego de verse forzado a renunciar a la Presidencia tras sufrir presiones del Ejército y denunciar un golpe de Estado. En las elecciones generales del año pasado fue reelecto pero hubo denuncias de fraude. 

“¿Carlos Mesa frenó al MAS alguna vez?”, preguntó la presidenta de facto, en referencia al expresidente, que también se presenta como candidato en las elecciones.

Mesa también festejó la anulación de la candidatura de Morales y aplaudió que se dé validez a los criterios del TSE. “La única instancia con la legitimidad para decidir sobre temas electorales”, dijo.

Se largó la campaña

Con ese escenario de fondo, el domingo pasado comenzó formalmente la campaña electoral, adaptada a los tiempos de la pandemia de coronavirus, con actos a través de Internet y caravanas de vehículos en Santa Cruz de la Sierra.

El candidato presidencial del MAS, Luis Arce, encabeza las encuestas de intención de voto aunque sin el margen suficiente para consagrarse en primera vuelta, y detrás de él tienen buenas chances Áñez y Mesa.

En tanto, la Unión Europea (UE), anunció que desplegará una misión reforzada para la observación de las elecciones. “La organización de elecciones legítimas y creíbles es de suma importancia para el pueblo boliviano, que está dispuesto a reafirmar su compromiso con los valores democráticos y restaurar la necesaria estabilidad del país”, manifestó en un comunicado el alto representante del bloque para la Política Exterior, Josep Borrell.

La misión estará compuesta por cinco o seis expertos que se encargarán de realizar un análisis exhaustivo e integral del proceso electoral y luego emitirán un informe.

Las elecciones generales estaban previstas para el pasado 3 de mayo, para las cuales la UE ya había anunciado el despliegue de una misión, pero se pospusieron por la pandemia de Covid-19, primero al 6 de septiembre y ahora al 18 de octubre.