Áñez bajó su candidatura para evitar una posible victoria del MAS

A un mes de las elecciones, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció que baja su candidatura de las elecciones presidenciales para evitar que el partido de Evo Morales vuelva a ser gobierno. “Si no nos unimos, vuelve Morales”, dijo. La mandataria tomó la decisión al conocerse una encuesta que la daba cuarta con solo 10% de intención de voto.

“Hoy dejo de lado mi candidatura a la Presidencia de Bolivia para cuidar la democracia. No es un sacrificio, es un honor”, señaló Áñez, candidata de la Alianza Juntos, en un mensaje grabado.

Previo a la difusión de este mensaje hubo intensas negociaciones con Comunidad Ciudadana, la fuerza que postula a la presidencia a Carlos Mesa, quien marcha segundo en las encuestas de intención de voto, a fin de intercalar candidaturas a cambio de este respaldo, según trascendió.

La senadora que asumió la Presidencia en una sesión de la cámara alta sin quórum, apenas unos días después de que el entonces presidente Evo Morales renunciara tras un pedido de la Policía y las Fuerzas Armadas, y denunciara un golpe de Estado, explicó que resigna su candidatura “ante el riesgo de que se divida el voto democrático entre varios candidatos y que a consecuencia de esa división el MAS acabe ganando la elección”, añadió.

“Lo hago para ayudar a la victoria de los que no queremos la dictadura y lo hago en homenaje a la lucha que ha sostenido el pueblo boliviano para que se vaya por siempre la dictadura”, manifestó en el video de más de dos minutos de duración.

“Si no nos unimos, vuelve Morales. Si no nos unimos, la democracia pierde”, dijo, sin mencionar a Mesa, presunto beneficiario de su salida del escenario electoral.

Qué dicen las encuestas

Hace apenas un día, un grupo de universidades bajo el nombre de Tu Voto Cuenta publicó la encuesta con la mayor muestra tanto entre población urbana como rural hasta ahora, y el resultado fue una victoria justa en primera vuelta para el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), la fuerza de Morales, quien fue inhabilitado para competir por una banca de senador.

El exministro de Economía de Morales Luis Arce se ubicó primero con una intención de voto del 40,3% y, segundo, el expresidente Carlos Mesa, con 26,2%. En otras palabras, el candidato masista superaría el umbral del 40% con una diferencia de 10 puntos porcentuales con el segundo, como requiere la ley.

Mucho más abajo se ubican el exlíder cívico del departamento de Santa Cruz y uno de los grandes impulsores de las protestas y los enfrentamientos violentos que terminaron con el golpe contra Morales, Luis Fernando Camacho, con una intención de voto del 14,4% y, en cuarto lugar, la actual presidenta interina, con el 10.6%.

La encuesta también mostró que el MAS podría volver a conseguir una mayoría propia -o quedarse muy cerca- en el Senado, un espacio que demostró ser vital para que el partido mantenga la institucionalidad tras el golpe.

“Nosotros siempre vemos con cautela todo tipo de encuestas, sabemos que las propuestas del MAS son las únicas que proponen. Estamos muy confiados porque cuando vamos a visitar lugares encontramos amplia aceptación, no solamente por los sectores más deprimidos del país, sino hablamos de un voto oculto por ahí”, aseguró hoy Arce, según el diario Los Tiempos.

Pese a la grave situación epidemiológica que persiste en el país -Bolivia es el segundo país del mundo detrás de Perú con más muertos por coronavirus por cada 100.000 habitantes-, la encuesta confirmó que una gran mayoría del padrón quiere votar.

Dónde irán los votos de Áñez

Para evitar una victoria del MAS, al menos la mitad de esos sufragios deberían ir a Mesa para eliminar la brecha de los 10 puntos porcentuales y forzar una segunda vuelta, en donde la dispersión del voto antimasista desaparece obligatoriamente y Arce no tiene aliados significativos para alcanzar un 50%.

Cuando Áñez aún no había hecho su anuncio pero ya se multiplicaban los rumores, Mesa se mostró confiado de ganar y habló de unidad. “Desde Santa Cruz le decimos al MAS que Comunidad Ciudadana lo va a derrotar en las urnas con la ayuda del voto popular. Unidos vamos a ponerle un alto al fraude y la corrupción. Es hora de un gobierno que ponga primero a la gente”, escribió el expresidente en su Twitter.