Jeanine Añez accionará contra México para evitar que Evo Morales hable de política

La autoproclamada presidenta interina Jeanine Añez adelantó que presentará un reclamo diplomático ante México por haberle permitido realizar declaraciones políticas al presidente depuesto Evo Morales. Luego de ratificar su decisión de proscribir a Morales en las futuras elecciones, Añez denunciará al gobierno de López Obrador por una supuesta “violación de protocolo” de asilo político. “No puede hacer ningún comentario”, subrayó.

El autoproclamado gobierno de Bolivia condenó los dichos de Morales desde Mexico, donde es refugiado luego del golpe de Estado que sufrió el domingo pasado, y lo acusó de hacer manifestaciones que “incitan a la población”. “Evo Morales, desde su exilio, está rompiendo con todos los protocolos porque él no debería estar haciendo declaraciones públicas”, advirtió Añez, quien ya instruyó a su canciller a que haga una presentación contra México.

A pesar de que el mandatario pidió en su último discurso que “no tiren balas contra el pueblo” e intentó llevar calma, la senadora calificó sus dichos como “vergonzosos”.

«México tendría que exigirle a Evo Morales que cumpla con los protocolos de asilo, y no estar incitando al país con su afán prorroguista (de continuar en el poder), desde donde está «, dijo Áñez, quien asumió el poder el martes en una sesión sin cuórum reglamentario. La presentación judicial estará a cargo de Karen Longari, quien fue designada por ella junto a una decena de ministros del nuevo gabinete.

En una conferencia de prensa en el Museo de la Ciudad de México, Morales había llamado ayer a un acuerdo nacional para pacificar a Bolivia con el apoyo de países “amigos” y señaló que está dispuesto a volver si el pueblo se lo pide.

Mesa apoyó la medida

Carlos Mesa, el derrotado candidato presidencial en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, solicitó también este jueves al gobierno de México que «no le permita» al expresidente Evo Morales «declarar políticamente», por su calidad de asilado.

«Queremos denunciar ante el mundo y pedirle al gobierno de México que respete su propia tradición histórica, y que este gobierno no le permita al señor Morales seguir haciendo una política destructiva, divisionista y de confrontación en nuestro país», pidió Mesa.

El excandidato presidencial boliviano derrotado por Morales en primera vuelta en las elecciones de octubre, recordó que «uno de los elementos fundamentales del asilo político es la obligación del asilado de no hacer declaraciones ni hacer ningún tipo de participación ni directa ni indirecta de ninguna clase».

México y Añez

México confirmó que no reconoce a Añez como presidenta de Bolivia porque considera que en ese país «se rompió el orden constitucional».

«Lo único que México quiere es que se respete la voluntad del pueblo boliviano y esta voluntad debe manifestarse y ejercerse por los cauces constitucionales y pacíficos», destacó la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado.

Luego de que el gobierno de López Obrador se propusiera asilar a Morales, Añez había dicho de forma socarrona que sentía «pena por los mexicanos». «De lo que queremos salir, ellos decidieron entrar», destacó al cuestionar que hayan elegido un presidente «socialista».