Amnistía Internacional le pidió a Bolsonaro que combata la ganadería ilegal

Acompañado por un grupo de indígenas, Amnistía Internacional entregó un petitorio al presidente brasileño Jair Bolsonaro para que ponga un freno a la ganadería ilegal en el Amazonas. La ONG recordó, tras el brutal incendio que consumió buena parte de la selva, que la cría ilegal “es el principal vector de deforestación”.

“Bolsonaro, proteja la Amazonia y a los pueblos de la selva”, decía la pancarta que desplegaron los activistas frente al presidencial Palacio de Planalto, en Brasilia. El documento entregado reunió más de 160 mil firmas de personas de 53 países distintos.

AI reclamó puntualmente a Bolsonaro que tome medidas concretas contra la ganadería ilegal, “el principal motor de las confiscaciones legales de tierras que violan derechos humanos en las reservas y territorios indígenas”, como definieron a la actividad.

«La cría ilegal de ganado representa una amenaza, no solo para los derechos humanos de los indígenas y pueblos tradicionales que viven allí, sino también para todo el ecosistema del planeta», afirmó Richard Pearshouse, asesor general de AI sobre crisis y medio ambiente.

La organización había publicado previamente un dramático informe tras visitar cinco reservas ambientales y tierras indígenas, como parte de una investigación para documentar la situación en la selva amazónica desde la llegada de Bolsonaro al poder en enero.

En cuatro de esos territorios identificó presiones contra la población -incluyendo amenazas y otros actos intimidatorios– por parte de invasores, con el objetivo de apropiarse de la tierra, deforestarla y usarla para criar ganado, de acuerdo con el documento.

En el informe, AI advirtió además que alrededor de dos tercios de las áreas deforestadas en la Amazonia entre 1988 y 2004 fueron cercadas, quemadas y convertidas en tierras de pastoreo, un área de 500.000 km2, equivalente a cinco veces el tamaño de Portugal.

“Mientras el gobierno de Bolsonaro recorta drásticamente las protecciones medioambientales a nivel federal, algunas autoridades estatales están permitiendo de hecho la ganadería ilegal que destruye zonas protegidas de la selva amazónica.”, habían denunciado.