América Latina celebra el Día del Orgullo con los reclamos LGBT+ en el centro de la escena 

Cientos de colectivos LGBT+ de toda la región se reunieron en presentaciones públicas y virtuales para celebrar su lucha por la igualdad y la dignidad en el Día Internacional del Orgullo. Como en otras oportunidades, la fecha dio lugar a balances sobre las conquistas del último año pero también se hizo foco en todo lo que falta alcanzar, con reclamos concretos pero con la promoción de la no discriminación y la tolerancia como principales banderas. 

Banderas multicolores en México

Miles de personas participaron este sábado en la edición XLIII de la marcha del Orgullo LGBT en Ciudad de México y coparon las calles con una marea multicolor para exigir derechos, igualdad, no discriminación, equidad y justicia.

Foto: EFE

Aunque este año la celebración se mantuvo oficialmente en el terreno virtual por la pandemia, miles de personas de la comunidad LGBT+ salieron a celebrar un año más su marcha.

Cada mes se registran en el país más de seis asesinatos de odio contra personas LGBT, de los que más de la mitad son de mujeres trans. Según estimaciones de organizaciones, en 2020 hubo 79 asesinatos de personas LGBT, 43 de ellos fueron transfeminicidios.

Foto: EFE

Según la Encuesta sobre discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género (Endosig, 2018), dirigida a personas de 16 años y más residentes en el territorio nacional que se autoidentifican como gays, lesbianas, bisexuales, trans y otras orientaciones sexuales e identidades de género, el 59,8 % de la población encuestada “se sintió discriminada por al menos un motivo en ese año”.

Indígenas guna transgénero reclaman respeto

Unas 500 personas se desplazaron el sábado por la Cinta Costera de Ciudad de Panamá. De la marcha participaron muchos indígenas guna que reclamaron respeto por su identidad. 

Foto: Luis ACOSTA / AFP

Muchas compañeras somos discriminadas, somos marginadas, más si somos indígenas, por eso alzamos la voz, queremos ser libres”, explicó Yineth, de 39 años, presidenta del colectivo Wigudun Galu.

“Alzo mi voz para que toda la sociedad panameña e internacional vean que hay mujeres indígenas que luchan por sus derechos para tener un trabajo digno, una vivienda (…) Independientemente de que tengamos expresión de género diferente, orientación sexual diferente, somos personas ante todo”, agregó.

En 2008 Panamá despenalizó la homosexualidad, que desde 1949 era considerada un delito.

Buenos Aires se tiñó de los colores del arcoiris

La Ciudad de Buenos Aires tampoco dejó de lado los festejos. Durante todo el fin de semana se realizaron actividades por el Día del Orgullo, entre las que se destacan la sexta edición de la Marcha Plurinacional contra los Travesticidios, Transfemicidios y Transhomicidios, el lanzamiento de la campaña #JugáLimpio y la realización de una pegatina reclamando justicia por el crimen de Octavio Romero, cuyo caso llegó a la CIDH.

Foto: JUAN MABROMATA / AFP

“Basta de Travesticidios”, “Basta de transfemicidios”, “Basta de transhomicidios” y “Aparición con vida de Tehuel Ya”, son las principales consignas del acto convocado por 36 organizaciones de la Diversidad Sexual, entre ellas el Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación, Conurbanes por la Diversidad, Asociación Civil Siete Colores, La Cámpora Diversia, Mujeres Trans de Argentina, Frente Orgullo y Lucha, Hombres Trans Argentinos, Cooperativa Nadia Echazú, La Rosa Naranja, Villeres Disidentes, Otrans, Mocha Celis, Correpi, 100% Diversidad y Derechos, Infancias Libres y Mumalá, entre otras.

En tanto, la asociación civil 100% Diversidad y Derechos lanzó la campaña #JugáConOrgullo de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio y el objetivo de “visibilizar a deportistas LGBTI+ e interpelar a dirigentes, instituciones y público a implementar medidas para erradicar la discriminación por orientación sexual e identidad de género en el ámbito deportivo”.

Por otro lado, la Fundación Igualdad, realizó una pegatina de afiches en Plaza de Mayo, Congreso y Tribunales para reclamar justicia por Octavio Romero, el prefecto que hace 10 años fue asesinado días previos a convertirse en el primer integrante de la Prefectura Naval en casarse con una persona de su mismos sexo, un crimen que aún permanece impune.