“América está preocupada por que no haya más Venezuelas en la región”, la visita de Bolsonaro y la marcha en su contra

El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su par argentino Mauricio Macri mantuvieron la reunión bilateral en la que, entre elogios, ratificaron el rumbo de sus políticas y coincidieron en reforzar su postura contra el gobierno de Venezuela. El ex capitán del Ejército también aprovechó la conferencia de prensa conjunta para inmiscuirse en la campaña electoral argentina. La visita estuvo enmarcada por una masiva movilización hacia Plaza de Mayo, convocada por organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y políticas en repudio de su presencia en el país. Mirá los videos de la protesta contra el ultraderechista.

Bolsonaro fue recibido hoy en la Casa de Gobierno por el presidente Mauricio Macri, que le dio la bienvenida «por su primera visita de Estado y su primera visita a Buenos Aires», según dijo durante una conferencia de prensa conjunta en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. «Mi hermano. Tenemos prácticamente los mismos ideales. Nuestra venida aquí se traduce en lo que nosotros deseamos de mejor para nuestros pueblos», comenzó diciendo el mandatario brasileño.

El mandatario brasileño aseguró que «toda América del Sur» está «preocupada» por que no haya «nuevas Venezuelas» en la región, en otro ataque hacia el gobierno de Nicolás Maduro, al que ni él ni macri reconocen. «Debemos preocuparnos y tomar decisiones concretas en ese sentido, cada vez más uniendo y sumando nuestros pueblos buscando en cada uno de ellos su potencial de manera hermana, para que el progreso, la paz, cada vez más pueda estar presente entre nosotros», expresó Bolsonaro.

Previamente, en el encuentro privado que mantuvieron, ambos mandatarios ratificaron varios compromisos .Respecto del Mercosur, Macri insistió en el acuerdo con la Unión Europea. Señaló que «en estos 30 años el mundo cambió», por lo cual «hay que girar» la visión inicial que tenían los países del bloque, «no sólo en la integración y aprovechamiento de nuestros mercados».

En medio de los cuestionamientos hacia las primeras medidas antiderechos del ultraderechista, Macri mencionó «la defensa de los derechos humanos y el combate contra el crimen organizado, el narcotráfico, las mafias y la corrupción», y enfatizó que «si no tenemos éxito en eso, no hay futuro para nuestros países».

No obstante, Amnistía Internacional había solicitado a Macri a través de una carta para advertir sobre el peligro de las políticas públicas que el excapitán está llevando adelante en Brasil y que “amenazan los derechos a la vida, a la salud, a la libertad, a la tierra y al territorio” de todos los brasileños”. Había alertado específicamente sobre la retórica hostil a los derechos humanos y la flexibilización de la regulación sobre tenencia y posesión de armas, entre otros tres puntos.

En ese marco, las organizaciones argentinas marcharon hacia plaza de mayo y celebraron un festival con una consigna clara: “ Bolsonaro, tu odio no es bienvenido aquí”.

El colectivo de mujeres recordó algunas de las peores frases del mandatario brasileño, quien había dicho en una oportunidad que “las mujeres deben ganar menos dinero, son menos productivas porque se embarazan”, al resaltar que Bolsonaro es “un misógino y un transfóbico”.

Los partidos políticos de izquierda también participaron y tuvieron en cuenta el ajuste en la educación que está realizando Bolsonaro, quien recortó el 30% en el presupuesto educativo y eliminó las becas de posgrado en universidades e institutos federales, medida que fue rechazada con un paro general de toda la comunidad.

“Fuera Bolsonaro, fuera el ajuste de Bolsonaro y de América Latina. Como docente universitaria vengo a sumarme a traer la solidaridad y apoyo a los estudiantes y trabajadores universitarios que están defendiendo, contra la política del FMI y contra la política de Bolsonaro a la universidad pública en Brasil”, resaltó una de las participantes que quiso enviar su solidaridad hacia los brasileños.

En la ronda histórica de las Madres de Plaza de Mayo también se coló el repudio hacia Bolsonaro. «Tiene preso a Lula, Viva Lula. Lo repudiamos, acá estamos, con nuestros amigos de la plaza de los jueves», manifestó Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

“El presidente de brasil que esta arrasando con los derechos de los trabajadoras y trabajadores de brasil. No vamos a permitir que cumpla lo que pretende porque que caiga Brasil significa que cae los derechos en toda la región. Bolsonaro es símbolo de la violación a los derechos humanos, símbolo de del sectarismo, del racismo”, manifestó por su parte Ricardo Peidro, secretario general de la CTA Autónoma.