Amazonas: Multa millonaria para una minera que contaminó arroyos con cianuro y produjo una inédita mortandad de peces 

El estado brasileño de Amapá, fronterizo con Guyana Francesa y Surinam, aplicó una multa de 50 millones de reales (casi 10 millones de dólares) a la empresa minera Mina Tucano por haber provocado una inédita mortandad de peces en el extremo norte del Amazonas a raíz de la contaminación por cianuro de mercurio utilizado para la extracción del oro.

La sanción contra la minera llegó en respuesta a la contaminación de dos arroyos en el municipio de Pedra Branca do Amaparí, a unos 200 kilómetros de Macapá, la ciudad capital.

La minera Mina Tucano, especializada en oro, es una subsidiaria de Great Panther Mining Limited, con sede en Vancouver, Canadá, y con operaciones, además de Brasil, también en México y Perú.

El informe técnico de la secretaria ambiental de Amapá indicó que hubo contaminación ambiental por lanzamiento de líquidos industriales en las aguas naturales, lo que resultó en la alteración de la calidad del agua y la mortandad de peces.

«Después de una colecta y un análisis minucioso se constató que los cuerpos hídricos de los arroyos Silvestre y Areia sufrieron intervenciones que resultaron en el daño ambiental con impacto negativo en medios físicos, bióticos y socioeconómicos, indicados por la pérdida significativa de fauna acuática«, dijo la secretaria de Medio Ambiente, Josiane Ferreira.

El informe, dice un comunicado del gobierno estadual de Amapá, indica que se detectó alta concentración de cianuro proveniente de un dique de desechos de la empresa minera, lo que ocasionó la muerte de peces en los arroyos.

Cabe recordar que la minería en la selva amazónica es realizada fuera de las tierras indígenas demarcadas en Brasil.

No obstante, un proyecto de ley enviado al Congreso por el presidente Jair Bolsonaro autoriza a las empresas y cuentapropistas de la minería de baja escala a la exploración en las reservas indígenas, en el marco del intento de imponer una agenda que reduzca los parques nacionales y las tierras demarcadas que el Estado otorgó hasta 2019 a las poblaciones originarias.

Relatos difundidos por la televisión local de Amapá indicaron que las poblaciones ribereñas de la región del entorno de la mina de oro se quedaron sin alimentos con la muerte de los peces y la contaminación de las aguas.

Además, varios residentes de la región selvática tuvieron problemas como jaqueca y malestar por la contaminación de las aguas durante noviembre.

La región es una de las menos exploradas económicamente de Brasil y forma parte una zona de difícil acceso y escasa logística, en la frontera con Guyana Francesa y Surinam.