Amazonas: denuncian que nueve megamineras están explotando reservas indígenas

La Asociación de los Pueblos Indígenas (APIB) denunció que nueve gigantes de la minería mundial, financiadas con millonarios aportes de fondos de inversión y bancos internacionales y brasileños, están intentando expandirse a las tierras protegidas del Amazonas con el visto bueno del presidente Jair Bolsonaro. Las empresas, entre las que se encuentran la brasileña Vale, la británica Anglo American y la canadiense Belo Sun, ya presentaron más de 200 solicitudes de autorización para explotar reservas indígenas en la zona, a pesar de que actualmente es ilegal. 

El informe de APIB y de la ONG ambientalista Amazon Watch revela que estas mineras, entre las que también figuran Glencore, AngloGold Ashanti, Rio Tinto, Potassio do Brasil y Grupo Minsur, recibieron un total de 54.100 millones de dólares en financiación de inversores internacionales durante los últimos cinco años para ampliar sus operaciones en Brasil.

«Esto está en el centro de la intensa agenda del Gobierno de Bolsonaro para desmontar la legislación ambiental y apoyar al sector minero, la apertura de los territorios indígenas para la minería industrial y a la pequeña o artesanal (llamados garimpos)», denunciaron. 

La aprobación del proyecto de Ley 191/2020 del Gobierno de Bolsonaro «puede causar la pérdida de 160.000 km2 de selva amazónica», advierte el informe.

Agrega que en 2021 la deforestación vinculada a la minería aumentó 62% respecto de 2018, año en el que Bolsonaro llegó al poder con un discurso para incorporar actividades económicas en las reservas indígenas y anular el sistema de multas ambientales del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama).

El informe apunta también a que las empresas mineras son incentivadas con las concesiones de créditos por parte de fondos de inversión estadounidenses y de otros países, inclusive Brasil.

La APIB es la principal organización política indígena brasileña. Sus integrantes protagonizaron el año pasado un acampe en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia, contra la aprobación de las leyes que retiran la protección ambiental.

El avance de las mineras sobre el Amazonas

Hasta noviembre, las empresas tenían un total de 225 solicitudes mineras activas ante la Agencia Nacional de Minería (ANM) de Brasil, que coinciden con 34 tierras indígenas, para explotar un área total de más de tres veces el tamaño de Londres. 

«Los daños ambientales y las amenazas contra la vida de los pueblos de la selva por las actividades mineras son brutales y solo empeoraron bajo la administración de Bolsonaro», dijo en un comunicado Ana Paula Vargas, directora del programa para Brasil de Amazon Watch.

«Con la selva tropical en el punto de inflexión del colapso ecológico, debemos involucrar a todos los actores detrás de esta industria», agregó. 

Los expertos dicen que preservar las tierras indígenas es una de las mejores formas de proteger la mayor selva tropical del planeta, un recurso vital en la carrera para frenar el cambio climático.