Alianza con segunda vuelta en la mira

El Partido de los Trabajadores (PT), del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, ya planea una alianza con los laboristas frente a una posible segunda vuelta de las elecciones presidenciales de octubre en Brasil. La Justicia aún no se pronunció sobre la validez o no de la candidatura de Lula da Silva.

“Vamos a estar juntos en la segunda vuelta”, aseguró el candidato a vicepresidente del PT, Fernando Haddad, quien por la situación jurídica de Lula se ha convertido en el portavoz del partido de cara a la campaña electoral. El dirigente aseguró que el PT y el Partido Democrático Laborista (PDT), que llevan de candidato a Ciro Gomes, “estarán del mismo lado para vencer a quienes están en el poder”.

Haddad fue proclamado candidato a vicepresidente por el PT como parte de un acuerdo con el Partido Comunista do Brasil (PCdoB), el que implicó que la abanderada de esa formación, Manuela D’Ávila, diera un paso al costado.

Es muy probable que la Justicia Electoral de Brasil impugne la candidatura del expresidente Lula da Silva, quien está preso desde abril por una condena en segunda instancia por una causa de corrupción. Causa que desde el entorno del candidato aseguran que está plagada de irregularidades y responde a una maniobra para correrlo del escenario electoral.

La estrategia del PT y el PCdoB frente a ese impedimento legal, que sólo será confirmado una vez que se inscriban las candidaturas, el 15 de agosto, es que Haddad ocupe entonces el lugar de Lula como candidato, con D’Ávila como compañera de fórmula.

Las encuestas que ubican a Lula como el candidato favorito, con 30 por ciento de las intenciones de voto. Según los sondeos, vencería a cualquiera de sus adversarios en una segunda vuelta.