Alerta en las Galápagos por una enorme flota pesquera

El gobierno de Ecuador denunció la presencia de unas 260 embarcaciones, la mayoría de bandera china. Hubo protesta diplomatica ante Beijing y se anunció la creación de un equipo público-privado que creará una estrategia de protección para el archipiélago que es Patrimonio Natural de la Humanidad y cuenta con una reserva marina de 133.000 km2 que cubre a todas sus especies.

“Hemos hablado con nuestros amigos chinos de que éste es un tema que el Ecuador ve con mucho malestar, que su población considera que debe suspenderse”, anunció el canciller Luis Gallegos.

Hace dos semanas la Marina de Ecuador alertó que una flota pesquera compuesta por unas 260 embarcaciones, en su mayoría de bandera china, navegaba cerca de las Galápagos. Aunque los barcos están en aguas internacionales, fuera de la jurisdicción ecuatoriana, su cercanía inquieta a las autoridades. 

“La flota pesquera internacional se encuentra fuera de la zona económica exclusiva y la preocupación está en qué momento pueden penetrar o infiltrarse en la zona económica exclusiva” de Galápagos, precisó el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín. En 2017 Ecuador ya capturó dentro de la reserva marina de Galápagos un barco de bandera china con 300 toneladas de fauna marina, incluidas especies de tiburón en peligro de extinción.

El Gobierno chino asegura que “ningún barco de esa nacionalidad ingresará a la Zona Económica Exclusiva del Ecuador y menos a las aguas de la Reserva Marina de Galápagos”. La primera se extiende por 200 millas alrededor del archipiélago, mientras que la segunda alcanza las 40 millas.

Un equipo para proteger a las Galápagos

Frente a la presencia de nuevas embarcaciones, el presidente Lenín Moreno creó un equipo de trabajo que articula entidades públicas y privadas para diseñar una estrategia de protección de Galápagos y sus recursos marítimos.

En el equipo figuran el canciller ecuatoriano, Luis Gallegos, y expertos en temas ambientales como sus compatriotas Yolanda Kakabadse y el exalcalde de Quito Roque Sevilla, entre otros. El grupo será el “responsable de diseñar la estrategia de protección de Galápagos y el respeto de sus recursos marítimos”, indicó Moreno.

El pasado sábado, el mandatario comentó que la Zona Económica Exclusiva alrededor de la Reserva Marina de Galápagos “no solo es una de las áreas más ricas de pesca sino que es un semillero de vida, no solo para Ecuador sino para el planeta entero, para la biodiversidad y la seguridad alimentaria”.

“He dispuesto que se realicen las consultas necesarias con los Estados ribereños del Pacífico, los hermanos países de Colombia, Panamá, Costa Rica, Perú y Chile, para tener una postura regional sobre este tipo de amenazas”, añadió.

Una de las reservas naturales del planeta

Las islas Galápagos, localizadas en el Pacífico a 1.000 km de la costa ecuatoriana, tienen uno de los ecosistemas más frágiles, con flora y fauna únicas en el mundo.

En la reserva marina de Galápagos se han reportado más de 2.900 especies marinas y dentro de ella existe un santuario de 38.000 km2, entre las islas Darwin y Wolf, donde está la zona con mayor población de tiburones del mundo.

El presidente del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, Norman Wry, recordó que la pesca en torno a las aguas que circundan las islas causa “mucha preocupación” para sus habitantes y pidió que se fortalezcan los mecanismos de manejo y protección de las 40 millas del límite y más allá del mismo.

“Lo que se está planteando es que exista un esfuerzo mucho más firme de cooperación a nivel internacional”, destinado a lograr una conservación sustentable de la fauna marina, así como del manejo responsable de los desechos en aguas internacionales por parte de las pesquerías, añadió.

“Galápagos no es un problema de Ecuador, Ecuador hace todo por conservar su patrimonio, pero es Patrimonio Natural de la Humanidad“, remarcó el responsable provincial.