Alerta por un rebrote del dengue en América Latina

La Organización Panamericana de la Salud advirtió que la región está atravesando “un nuevo ciclo epidémico”, después de que registrara más de dos millones de casos de infectados por el virus en lo que va de año. El organismo internacional aclaró que son los menores de 15 años los más afectados y exhortó a toda la sociedad a eliminar los criaderos de mosquitos Aedes, la forma más efectiva de controlar la enfermedad. Los países más afectados son Brasil, Colombia y Guatemala.

Si bien la proliferación de la enfermedad no llega a los niveles de 2016, cuando se desató el último gran brote en la región. La OPS aclaró que la cifra actual de los primeros siete meses de 2019 supera a las de 2017 y 2018. De las más de 2 millones de personas que contrajeron la enfermedad, 723 fallecieron, según la última actualización epidemiológica de la OPS publicada el 9 de agosto pasado.

De acuerdo al organismo, una característica de la epidemia actual que diifiera con anteriores es que los menores de 15 años aparecen entre los más afectados. En Guatemala, representan el 52% del total de casos de dengue grave, mientras que en Honduras constituyen el 66% de todas las muertes confirmadas. Según Espinal, la causa puede vincularse a que se trata de una población que por su edad ha estado menos expuesta al virus y, por ende, carece de inmunidad.

Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras o Nicaragua son algunos de los países más afectados por la extensión de este virus que transmite el mosquito ‘aedes aegypti’, que además es vector de la fiebre amarilla, el zica, del chicunguña, entre otras enfermedades.

«Es una herramienta que se utiliza en la organización para avisar a los estados miembros en la región de las Américas de cualquier enfermedad que signifique una amenaza para la salud pública», explicó el doctor Miguel Aragón, consultor de enfermedades transmisibles de la OPS sobre el alerta que lanzaron.

Aragón señaló que el brote de dengue afectó especialmente a los países centroamericanos, dado que esa región experimentó un período más caluroso, aunque vaticinó que el número de casos se incrementará en el Cono Sur con la llegada de la primavera y del verano.

Brasil es el país que notificó un mayor número de infectados por el virus, con un total de 1.345.994 personas, mientras que Guatemala es el estado con un mayor porcentaje de letalidad, ya que el 0,32 por ciento de los diagnosticados falleció.

El consultor de la OPS advirtió que la expansión del virus está directamente relacionada con la situación de pobreza que atraviesan algunos países, ya que el control del medioambiente, el abastecimiento de agua o la gestión de las basuras condicionan la propagación del ‘aedes aegypti’.

«Está muy relacionado con el desarrollo de los países, pero más que todo con las condiciones de pobreza en las que están nuestras poblaciones», señaló Aragón, quien advirtió de que los brotes que se producen en los «bolsones» de las grandes ciudades.

Además, destacó que el cambio climático en el desarrollo de la enfermedad, ya que el aumento de la temperatura y de la humedad favorecen la cría del ‘aedes aegypti’. «El mosquito se transformó en una mascota más en nuestras viviendas porque no conseguimos eliminarlo», se lamentó Aragón.

La OPS instó a los países miembros a que mantengan una estrategia que no solo contemple medidas sanitarias, sino también de prevención como la fumigación de larvas o la eliminación de los recipientes con agua, donde los mosquitos ponen sus larvas.

Según las estimaciones de Aragón, la epidemia actual de dengue podría alcanzar los 2,5 millones de casos a finales de 2019, aunque no prevé un aumento generalizado de la tasa de letalidad del virus con respecto a años anteriores.

Síntomas y tratamiento

La OPS también pidió asegurar que los profesionales de salud estén capacitados para diagnosticar y manejar en forma adecuada a pacientes con dengue u otras arbovirosis como zika y chikungunya.

“El manejo adecuado de pacientes es una prioridad que puede salvar vidas”, sostuvo José Luis San Martín, asesor regional de dengue de la OPS, e instó a la población a no automedicarse y a acudir tempranamente a un servicio de salud en caso de presentar síntomas de la enfermedad.

Los síntomas más comunes son fiebre elevada (40 °C), dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, y dolores articulares y musculares; mientras que los signos de alarma del dengue, que demandan atención médica urgente, son dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las mucosas, fatiga, irritabilidad y presencia de sangre en el vómito.

No hay tratamiento específico para el dengue (ni para el dengue grave), pero la detección oportuna, el acceso a la asistencia médica y el manejo adecuado del paciente enfermo disminuyen las complicaciones y la progresión de la enfermedad hacia la gravedad. “La muerte por dengue es casi siempre evitable”, recordó la OPS.

Preparación y respuesta a brotes, recomendaciones de la OPS para los países

• intensifiquen la vigilancia de la enfermedad, incluyendo el diagnóstico de
laboratorio,
• revisen sus planes de emergencia,
• fortalezcan e intensifiquen la vigilancia y control de vectores,
• aseguren que los profesionales de atención de salud estén debidamente
capacitados para el adecuado diagnóstico y manejo clínico de pacientes con
dengue u otras arbovirosis, con especial atención a los grupos de edad y grupos de riesgo que presenten la mayor tasa de letalidad.
• involucren a la comunidad en las actividades de prevención y control,
• garanticen el monitoreo y sistematización del desempeño de la respuesta en cada brote, incluido el establecimiento de sala de situación, y
• adapten la comunicación de riesgo de acuerdo con el escenario epidemiológico.