Alegría en Galápagos por el regreso de “Nemo”, el tiburón ballena que se animó a salir

Ambientalistas ecuatorianos celebraron la vuelta de Nemo, el tiburón ballena que por primera vez salió de la reserva marina de las Islas Galápagos, nadó por aguas internacionales durante 80 días y luego volvió. El equipo técnico calcula que “Nemo” navegó unos 1.600 kilómetros durante su viaje.

Los investigadores del proyecto Galapagos Whale Shark y la Dirección del Parque Nacional Galápagos compartieron la feliz noticia. El PNG explicó que “esta especie adulta de aproximadamente 13 metros, tiene la aleta pectoral mordida por lo que la investigadora Sofia Green lo nombró Nemo”.

Luego de su marcaje en la isla Darwin, “Nemo” se dirigió unos 500 kilómetros al este del archipiélago, lo que los científicos llaman el corredor biológico, para retornar a Galápagos y mantenerse dentro de las aguas protegidas cerca de Marchena, Genovesa, norte de Isabela y finalmente llegar al Arco de Darwin, desde donde inició su aventura.

Este es el primer registro de un tiburón ballena que permanece en Galápagos, sale de la reserva marina y de la zona económica exclusiva insular, llega a aguas internacionales y regresa a Galápagos, señaló el Parque en su comunicado.

En agosto pasado, una expedición de científicos y técnicos de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y la Dirección del Parque Nacional Galápagos logró marcar diez tiburones ballenas durante un viaje de 15 días por el norte del archipiélago.

Esta actividad se hizo con el objetivo de estudiar el movimiento horizontal de esta especie, su comportamiento de buceo, el estado reproductivo y su salud en general, información que permitirá establecer mejores medidas de manejo para la protección de esta especie en peligro de extinción.

El Parque Nacional Galápagos lleva años monitoreando sitios de crianza y “marcando” a centenares de tiburones, una especie sagrada en esta reserva marina de 138.000 km2, la segunda más grande del mundo, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

El archipiélago de Galápagos registra una de las mayores poblaciones de hembras adultas de tiburones ballena del mundo, que usan esta área como zonas de rutas, lo que lo hace un destino muy atractivo para los turistas que disfrutan del buceo con estos gigantes del océano, según el Parque.

El archipiélago está situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas y gracias a su rica biodiversidad es considerado un laboratorio natural, que permitió al científico inglés Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.