Alberto Fernández y Bolsonaro hablaron por primera vez para “dejar las diferencias de lado”

El presidente argentino, Alberto Fernández, se comunicó por videollamada con su par brasileño, Jair Bolsonaro, en su primer diálogo formal desde que ambos asumieron. A pesar de sus diferencias políticas, los mandatarios realizaron la ceremonia del Día de la Amistad entre los países, que evoca el embrión del Mercosur, con el encuentro de los expresidentes Raúl Alfonsín y José Sarney en Foz de Iguazú, hace 35 años.

“Es un día muy importante para Argentina y Brasil y para todo el continente, porque por primera vez empezó a pensarse en la integración del continente”, señaló Fernández al evocar la fecha.

Bolsonaro subrayó que “el Mercosur es nuestro principal pilar de integración” y pidió generar “mecanismos más ágiles y menos burocráticos”. También llamó a profundizar el turismo entre las dos naciones.

Las políticas inclusivas implementadas por Fernández en Argentina, enfocadas sobre todo en lo social, sanitario y económico, tienen diferencias abismales con las aplicadas por el ultraderechista Bolsonaro en Brasil.

No obstante, y más allá de los cruces discursivos que protagonizaron en su momento, Fernández exhortó a dejar “las diferencias del pasado y encarar el futuro con las herramientas que funcionen bien entre nosotros”. “Celebro este encuentro para darle al Mercosur el impulso que está necesitando y es imperioso que Brasil y Argentina lo hagan juntos”, remarcó 

En tanto que Bolsonaro prefirió hablar de la integración en materia de seguridad.  “Nuestras fuerzas armadas tienen una excelente integración. Fortaleceremos nuestra integración en las industrias de la defensa y avanzaremos en la lucha contra el narcotráfico y el crimen trasnacional”, prometió. 

El mandatario argentino había resaltado previamente en menor medida este aspecto, para hacer hincapié en la necesidad de “trabajar juntos en el tema ambiental”, el tópico por el que más críticas recibió el ultraderechista, dentro y fuera de Brasil. “Es un asunto que nos preocupa mucho. Debemos hacer un acuerdo de preservación. Tenemos oportunidades en el desarrollo para proveer de gas a Argentina y a Brasil”, agregó Fernández. 

Una relación complicada 

La relación entre ambos mandatarios empezó mal antes de que asumiera Fernández, en diciembre de 2019. El brasileño lo insultó en sus redes sociales y afirmó que en Argentina se venía “el zurdaje” (la izquierda).

En una entrevista con la televisión, Fernández le respondió: “Es un racista, misógino y violento”.

El momento más tenso fue cuando Fernández, aún candidato, visitó en una cárcel de Curitiba a su amigo, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

“Brasil no merece tener una mancha como es la detención de Lula. El pueblo brasileño no lo merece”, dijo el argentino.

Bolsonaro lo tomó como una intromisión en la vida interna brasileña.

“Argentina se está yendo rápidamente hacia un régimen similar a lo de Venezuela”, dijo el brasileño después de asumir su par. Hubo cruces de notas diplomáticas, pero las agresiones se atenuaron al declararse la pandemia del coronavirus.

Alberto con Biden

El mandatario argentino se comunicó también este lunes con el mandatario electo de Estados Unidos Joe Biden, para felicitarlo por el resultado de los comicios, lo que consideró “una gran oportunidad de generar mejor vínculo para que Estados Unidos se reencuentre con América Latina”, según un comunicado de la presidencia argentina.

Durante la conversación de 35 minutos, Biden le manifestó a Fernández que “el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina”. “Quiero tener una relación sólida con el continente”, sostuvo Biden, de acuerdo al comunicado.