ALBA-TCP anunció la puesta en marcha de un banco de vacunas contra el coronavirus

El ente regional aseguró que centrará sus esfuerzos en la consolidación del banco, bajo los principios del intercambio justo, la complementariedad, la integración y la solidaridad. El objetivo es acceder a la vacuna a partir del bloque, para no depender de las grandes potencias que las acaparan. El fondo se ocupará también de proveer medicamentos e insumos necesarios para hacer frente a la pandemia.

La Alianza convino además asegurar mecanismos de financiamiento y asignación de recursos para llevar a cabo los planes y proyectos relacionados con la situación pandémica.

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, afirmó que el ALBA-TCP “va en contra del modelo neoliberal”, el cual todo lo convierte en una mercancía, tal como hicieron algunos países con la vacuna contra el coronavirus.

Para Llorenti, el inmunizante fue convertido en “una mercancía de acaparamiento” y contra esa lógica será concebido este fondo humanitario para que las naciones del Caribe oriental que son parte de la Alianza puedan adquirir las vacunas sin tener que exponerse a negociaciones absurdas con los laboratorios y las potencias mundiales.

El primero en hacer uso del banco fue Domínica. Gracias a la intervención del Alba, el miércoles accedió a una donación de China de 20.000 dosis. 

El Consejo Social del ALBA acordó además avanzar en la cobertura universal e integral de servicios de atención a los casos de Covid-19, mediante el fortalecimiento y rehabilitación de la capacidad hospitalaria de los países miembros.

Asimismo, el ALBA-TCP llamó a afianzar la coordinación entre los organismos de salud de los integrantes del bloque, promover la transferencia de tecnología y la difusión de información científica y técnica, y potenciar el intercambio de buenas prácticas para el combate a la pandemia.

Llorenti subrayó que la pandemia puso al descubierto cómo funciona el sistema neoliberal y la necesidad de los Estados de priorizar la salud. Mencionó que “otro tipo de relación entre Estados, entre pueblos es posible, y el ALBA-TCP plantea un modelo distinto, que debería ser replicado por otras instancias a nivel global”.