Al rescate de la rana gigante del Titicaca: un grupo de científicos intentará preservar al peculiar animal

Entidades científicas de varios países se unirán para preservar el futuro de la emblemática rana gigante del lago Titicaca, uno de los anfibios acuáticos más grandes del mundo, que está en grave peligro de extinción. El equipo de rescate cuenta con el respaldo de los gobiernos peruano y boliviano, así como del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

“En un esfuerzo coordinado se ha formado un equipo transfronterizo por la conservación y conocimiento de la emblemática Rana Gigante del Titicaca (Telmatobius culeus) con la visión de que la especie tenga un futuro a largo plazo”, indicó el Museo de Historia Natural de Bolivia. Los científicos estudiarán el hábitat de la rana gigante y también llevarán a cabo análisis genéticos para descubrir cómo proteger mejor la especie.

El equipo está compuesto por instituciones de varios países como el Museo de Historia Natural Alcide d´Orbigny, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el Zoológico de Denver, Natural Way-Perú y el Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

La rana gigante del lago Titicaca puede medir 145 mm de longitud e incluso alcanzar longitudes de 500 mm, según reseñó en 1970 el legendario científico francés Jacques Yves Cousteau. Vive en profundidades de hasta 100 metros.

Se caracteriza por su piel suave y holgada dispuesta en forma de saco con pliegues desprendidos, que le permite respirar en aguas que están a una altura de más de 3.800 metros sobre el nivel del mar en el lago Titicaca y algunas circundantes en La Paz (Bolivia) y Puno (Perú).

La rana gigante del Titicaca está considerada en peligro crítico, amenazada por su sobreexplotación con fines gastronómicos, usos rituales y el aprovechamiento de su piel para productos de peletería.
También conspira contra ella la elevada contaminación de las aguas del lago Titicaca que ha generado enfermedades infecciosas que afectan negativamente a las poblaciones del anfibio.

En 2016, miles de ranas fueron encontradas muertas a orillas de un afluente del lago. La hipótesis que se barajó por entonces fue que la contaminación generada por la agricultura y los plásticos causó la muerte masiva.